El virus de la Fiebre del Nilo no es una enfermedad extraña o nueva en España según destaca el Colegio Oficial de Veterinarios de Cádiz.

Apuntan que los primeros casos se detectaron en nuestro país en 2002 en Águila Imperial y desde entonces se registran cada año.

Se trata de una zoonosis, una enfermedad que se transmite de animales a personas.

Aves portadoras del virus

Las aves son las portadoras del virus, transmitiéndose a través de los mosquitos y afectando a caballos y personas.

El Colegio de Veterinarios de Cádiz ha destacado que el mosquito no se infecta al picar al caballo ni el caballo puede contagiar a personas.

Los veterinarios señalan que la incidencia de la enfermedad se produce a través de brotes estacionales alimentados por las altas temperaturas y remiten con el descenso de los termómetros y la llegada de las lluvias.

En cuanto a las precauciones necesarias para evitar el contagio en personas es importante la utilización de repelentes y difusores de insecticidas según el Colegio de Veterinarios.

Protección de los caballos

Para la protección de los caballos, los Veterinarios de Cádiz insisten en la vacunación periódica de los animales, no solo en el caso de repuntes de la fiebre.

La Fiebre del Nilo es una enfermedad endémica de toda la península ibérica, aunque ahora se registre una mayor casuística en el sur de España por factores climatológicos.

El virus del Nilo Occidental es una enfermedad infecciosa que apareció por primera vez en los Estados Unidos en 1999. Mosquitos infectados diseminaron el virus que la causa. Las personas que contraen el virus no suelen tener síntomas o presentan síntomas leves. Los síntomas incluyen fiebre, dolor de cabeza, dolores de cuerpo, erupción cutánea o ganglios linfáticos inflamados.

Sin embargo, si el virus entra al cerebro puede ser mortal. Puede causar una inflamación del cerebro llamada encefalitis o inflamación del tejido que rodea el cerebro y la médula espinal, llamada meningitis.

Un examen físico, su historia clínica y pruebas de laboratorio se utilizan para diagnosticarlo.

Las personas mayores y aquellos con sistemas inmunitarios débiles están en mayor riesgo. No existen vacunas o tratamientos específicos para la enfermedad en humanos. La mejor manera de evitarlo es prevenir las picaduras de mosquitos:

La mejor manera de evitarlos

  • Use repelente contra insectos
  • Deshágase de los lugares donde los mosquito ponen huevos vaciando el agua que permanece estancada en floreros, baldes o barriles
  • Permanezca en ambientes cerrados entre el atardecer y el amanecer, cuando los mosquitos están más activos
  • Use mosquiteros en las ventanas para que los insectos no entren en las habitaciones

La mayoría de las personas infectadas por el virus del Nilo Occidental (70-80 %) no presentan síntomas.

Aproximadamente 1 de cada 5 personas que están infectadas presentarán fiebre junto con otros síntomas como dolor de cabeza, dolor en el cuerpo, dolor en las articulaciones, vómitos, diarrea o sarpullido.

La mayoría de las personas con este tipo de enfermedad se recuperan completamente, sin embargo, la fatiga y la debilidad pueden durar semanas o meses.

Menos del 1 % de las personas infectadas presentarán enfermedad neurológica grave como la encefalitis o meningitis (inflamación del cerebro o tejidos que lo rodean).

Estos son los síntomas

  • Los síntomas de enfermedad neurológica pueden causar dolor de cabeza, fiebre alta, rigidez en el cuello, desorientación, temblores, convulsiones o parálisis.
  • La enfermedad grave puede ocurrir en personas de cualquier edad. Sin embargo, las personas mayores de 60 años corren el mayor riesgo de enfermarse gravemente. Las personas con ciertas afecciones, como cáncer, diabetes, hipertensión, enfermedad renal y las personas que han recibido trasplantes de órganos, también corren mayor riesgo de enfermarse gravemente.
  • Recuperarse de la enfermedad grave puede llevar varias semanas o meses. Algunos de los efectos neurológicos pueden ser permanentes.
  • Cerca del 10 % de las personas que presenten infección neurológica debido al virus del Nilo Occidental morirán.
  • No hay una vacuna ni tratamientos antivirales específicos para la infección del virus del Nilo Occidental.
  • Se pueden usar analgésicos sin receta para reducir la fiebre y aliviar algunos síntomas.
  • En los casos más graves, generalmente se tienen que hospitalizar a los pacientes para que reciban tratamiento sintomático, como líquidos por vía intravenosa, medicamentos para el dolor y cuidados de enfermería.