Las administraciones de CaixaBank y Bankia se reúnen este jueves, día 17 de septiembre, para comenzar los trámites de fusión tras poner sobre la mesa los extractos sobre la auditoría legal.

No obstante, continuarán los trabajos de intercambio de información y datos para analizar las cifras de cada entidad y comprobar los fondos.

Existen discrepancias sobre el canje, el hecho que impidió que se reunieran el pasado domingo, por lo que se propuso posponer la fecha.

La ecuación de canje es un asunto complicado en gran parte de este tipo de operaciones, y en este caso tiene un interés especial.

Criteria no debe bajar del 30% las acciones del grupo resultante o provocaría una perdida en las ventajas fiscales.

Las negociaciones de la fusión entre CaixaBank y Bankia comenzaron en verano, aunque la decisión no salió a la luz hasta principios de septiembre.

Dicha reunión dará lugar a la creación de un grupo con activos de de 650.000 millones de euros, unas 6.600 sucursales, entre ambos bancos, y una plantilla de unos 51.000 empleados.

Juntas extraordinarias de accionistas

En las próximas reuniones se convocarán las juntas extraordinarias de accionistas.

La vicepresidenta de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, ha indicado este miércoles en el Pleno del Congreso que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia tendrá que pronunciarse sobre una posible compra de Bankia por parte de CaixaBank para velar por la protección de los consumidores. Y ha indicado que el Gobierno tomará una decisión si «se realiza esa propuesta de fusión».

Calviño ha señalado que es necesario contar con «entidades financieras fuertes» para «proteger la estabilidad financiera», la «maximización» de la participación pública en Bankia, «un segundo principio muy importante para la toma de decisiones» y «la protección del conjunto de los consumidores».