La compañía europea Airbus ha anunciado nuevos recortes en los próximos meses. El consejero, Guillaume Faury, ha enviado una carta a los empleados en la que anuncia que las salidas voluntarias no serán «suficientes». Esta medida supondría el despido de unos 15.000 empleados.

En concreto, en la carta, asegura que la compañía sigue necesitando medidas de adaptación al contexto actual para recuperar el equilibrio industrial y financiero. Por ello, está adaptando la producción, las adquisiciones, los proyectos, las inversiones y, «lamentablemente, la plantilla».

El pasado junio, la compañía anunció un recorte de 15.000 empleos en todo el mundo antes del verano de 2021. Al menos 900 de ellos serían de las bases españolas, puesto que la producción había caído un 40% como consecuencia de la pandemia. A esto se suma el plan de recortes, donde planea recortar 2.664 empleos, 772 en España. En total, las plantas españolas verían recortada su plantilla en 1.600 puestos de trabajo.

Airbus aseguró que trabajaría con los interlocutores sociales para limitar el impacto de este plan, «confiando en todas las medidas sociales disponibles». Entre las medidas se encuentran las que incluyen salidas voluntarias, jubilaciones anticipadas y planes de desempleo parcial. Sin embargo, los despedidos llegarán de la misma manera.

Ni siquiera el acuerdo al que llegó el Gobierno con Airbus ha sido suficiente para paralizar esta decisión.

Mismo nivel de recortes

El acuerdo en su día fue «celebrado» por los agentes sociales, que entendieron que sería una «ayuda» para el mantenimiento del empleo. Sin embargo, los planes de la compañía siguen siendo los mismos: mantener las reducciones de plantilla.

Por tanto, el secretario del sector aeronáutico de UGT, Juan Antonio Vázquez, ha criticado que el planteamiento de la compañía no va dirigido a sortear la crisis sino a «aprovecharla para realizar ajustes».

El líder sindical ha indicado que el sector «continúa creciendo de forma sostenida». No crece «con mayor intensidad debido a la falta de capacidad para poder fabricar y entregar todo lo que tiene en la cartera de pedidos».

En el primer semestre del año, Airbus se anotó unas pérdidas de 1.919 millones de euros frente al beneficio neto de 1.197 millones logrado durante el mismo periodo de 2019.