«Querida Dulce, tu mamá nos prohíbe estar juntos por su rencor, por despecho»

Jonathan sigue en su lucha de poder ver a su pequeña Dulce tras haber decidido divorciarse

A Jonathan, un joven de 35 años de edad y natural del municipio de Minas de Riotinto, en Huelva, la separación de su mujer le ha provocado también la de su propia pequeña, Dulce, de tan solo tres años de edad. Tras decidir separarse de su mujer, intentó llegar a mutuo acuerdo, pero ocurrió lo que a muchos padres les sucede. La amenaza de denuncia: “o se firmaba lo que ella quería o se iba a los juzgados, siempre había que hacer lo que ella decía”.

Jonathan jugando con Dulce

Después de muchos intentos y no avanzar en ningún acuerdo de régimen de visitas, se vio obligado a demandarla en febrero del 2019. A día de hoy no hay fecha señalada para juicio: “Aún no hay medidas preventivas, no tengo absolutamente nada que me ampare. Ella no me deja ver a mi hija».

En palabras a elMIRA.es: «Los regalos de reyes del 2019 y el de su cumpleaños se los entregué el mes pasado. Quedó conmigo para entregarme el carro de la niña, ya que según sus palabras le estaba estorbando. No quería pensar que fuera por eso, pero todo me da a pensar que sí. Es así de triste, cada vez que me ha dicho de ver a la niña es porque algo le estorbaba y quería dármelo».

Jonathan ha realizado este viernes una carta a su pequeña Dulce, a su amada niña, manifestando lo que le ocurre. Lamentablemente no es un caso aislado, pero sirve de referente para muchos padres que pasan por situaciones similares. Él sigue luchando por su princesa, y seguirá. A continuación puedes leer la carta de forma íntegra.

«Amada Dulce,

Sé que me amas, que me quieres, que quieres estar conmigo, que estemos juntos como hace apenas un mes. Por desgracia tu mamá nos lo prohíbe por su rencor, por su odio, por su orgullo, por su ira, por despecho, porque me separé de ella. No se da cuenta de que tú eres parte de mi y necesitamos estar juntos.

Dulce, mi niña. Me demostraste que después de 9 meses sin vernos, sin tener contacto, sin apenas hablar uno con el otro, me miraste y te agarraste a mi cuello y abrazaste sin soltarme. Esto me dio fuerzas. Demostraste delante de tu mamá que quieres estar conmigo, que te querías venir a mi casa y que no querías que me fuese más (esas fueron tus palabras)… Eso a ella le revienta por dentro, tanto, que me ha vuelto a bloquear para que no volvamos a tener contacto.

Si fuese una madre ejemplar se le caería la cara de vergüenza después de ver a su propia hija suplicando que no me fuese. Pero ella, cariño mío, no tiene sangre en el corazón ni en las venas. Quiero que sepas que seguiré luchando, Demostrando la verdad y siempre con la cabeza bien alta, porque eres mi hija. No hay nada en este mundo que haya hecho o podido hacer para que tu madre nos prohíba estar juntos, siendo capaz de destrozar al mismísimo diablo para que tu seas feliz, y se, que no lo eres 100%.

No se cómo estás, con quien estás, ni dónde estás en estos momentos. Según palabras de tu mamá, ella trabaja 24 horas al día los 7 días de la semana y prefiere dejarte en manos de una niña de 20 años que apenas conoce que en manos de tu padre.

Sigo bloqueado por tu mamá

Hija, no pienso rendirme, estás presente las 24 horas del día en mis pensamientos, en mi corazón, en mi día a día.

Sigo bloqueado en todas las redes sociales por parte de tu mama, en cualquier aplicación para poder vernos. Sí amor mío, me ha vuelto a bloquear solo por decirle de que leyese los correos donde le pido volver a verte de nuevo y poder disfrutar el uno del otro, porque es nuestro derecho.

Mi princesa, tarde más o tarde menos, porque visto lo visto, la justicia, solo va rápido para quien les interesa a ellos, estaré contigo día a día. Llevamos esperando un juicio que hace más de 1 Año y medio y aún no tenemos respuesta.

Mi vida, tú papá sigue vivo, tan vivo y con fuerzas para luchar por ti, por nuestros derechos, por nuestro amor, por nosotros. Te demostraré que jamás me voy a rendir en esta guerra que ha creado tu madre.

Es muy duro que en pleno año 2020 no haya una ley donde se castigue este maltrato que estamos recibiendo ambos por parte de tu madre, porque lo creas o no, es un maltrato hacia nosotros. Siempre serás mi princesa, y siempre estaré a tu lado aunque sea sin poder verte, abrazarte, sentirte, besarte… Pronto estarás en tu casa, a mi lado y al lado de tu familia paterna que tanto te ama y te necesita. Siempre fuerte, siempre juntos, Papá».

PostData:

«Dicen que estoy loco, pero no se dan cuenta, de que estoy loco de amor por ti! Espero que esta carta que te escribo llegue al máximo de personas posibles para que así se hagan eco de la injusticia que nos están haciendo».