Comienza la prohibición de fumar en la calle y espacios abiertos

La Junta de Andalucía ha publicado en el Boja la prohibición de fumar al aire libre y el cierre de discotecas y bares de ocio

A las 00:00 horas del lunes 17 de agosto comienza la prohibición de fumar en la vía pública o al aire libre. Así lo instó el Ministerio de Sanidad, tanto con cigarrillos como con cualquier otro dispositivo de inhalación de tabaco, si no se puede mantener dos metros de distancia de seguridad.

La Junta de Andalucía ya ha publicado en el Boja Extraordinario este domingo 16 de agosto la prohibición de fumar al aire libre y el cierre de discotecas y bares de ocio.

Andalucía fija a partir de este lunes la prohibición de fumar en la calle a menos de dos metros de otras personas. Asimismo, la realización de pruebas PCR a los trabajadores sociosanitarios que vuelvan de vacaciones o sean nuevos contratados y limita el aforo en la hostelería.

Desde la administración andaluza disponen que la ciudadanía deberá adoptar las medidas necesarias para evitar la generación de riesgos de propagación de la enfermedad COVID-19. Así como también la propia exposición a dichos riesgos. Este deber de cautela y protección será igualmente exigible a los titulares de cualquier actividad. Asimismo, deberán respetarse las medidas de seguridad e higiene establecidas por las autoridades sanitarias para la prevención del COVID-19.

Se prohíbe fumar sin distancia de seguridad

«No se podrá fumar en la vía pública o en espacios al aire libre cuando no se pueda respetar una distancia mínima interpersonal de, al menos, 2 metros. Esta limitación será aplicable también para el uso de cualquier otro dispositivo de inhalación de tabaco, pipas de agua, cachimbas o asimilados, incluidos cigarrillos electrónicos o vapeo».

En su argumentación, exponen que «la literatura científica demuestra que durante la exhalación forzada en el consumo de tabaco se expelen aerosoles respiratorios y gotitas que podrían ser capaces de resultar infectivas. Es decir, que el uso del tabaco y productos asociados como vapeadores o cachimbas podría multiplicar la capacidad infectiva de una persona.

De hecho, «la Comisión de Salud Pública del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud aprobó el 2 de julio de 2020 un posicionamiento en relación con el consumo de tabaco y relacionados durante la pandemia por el COVID-19». Subrayan que, «según expresaron la Organización Mundial de la Salud y las sociedades científicas y entidades relacionadas, son riesgos asociados al acto de fumar y vapear la manipulación de la mascarilla de protección y el contacto repetitivo de los dedos con la boca tras tocar productos o utensilios que podrían actuar como fómite (transmisor inanimado) del virus, la expulsión de gotitas respiratorias que pueden contener carga viral y ser altamente contagiosas, y el factor de relajación de la distancia social de seguridad».