Destinan más de 349.000 euros para las Escuelas de Verano de Almería

El delegado territorial subraya que este año habrá dos escuelas más en Almería y que la partida se ha incrementado en más de 85.000 euros para que el programa se desarrolle con todas las garantías

El delegado territorial de Educación, Deporte, Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación en Almería, Antonio Jiménez, ha visitado el CEIP Inmaculada Concepción de Alhama de Almería, donde se lleva a cabo la Escuela de Verano de la localidad, que atiende a cincuenta niños y niñas a cargo de ocho profesionales.

Durante su visita el delegado ha estado acompañado por Manuel Zurita y Ana María Romero, concejales de Políticas Sociales y Educación del Ayuntamiento del municipio, y por Valentín Sola, presidente de la Federación Almeriense de Asociaciones de Personas con Discapacidad (FAAM), entidad que gestiona esta escuela de verano.

Antonio Jiménez ha destacado el esfuerzo del Gobierno andaluz con esta iniciativa que en estos momentos atiende a 740 niños y niñas en 14 escuelas distribuidas por la provincia. Este año se han incorporado la llevada a cabo en el CEIP Blas Infante de La Gangosa-Vistasol, y la de Alhama de Almería . “Este programa ha incrementado su presupuesto para Almería hasta los 349.225 euros frente a los 264.000 euros de 2019, lo que supone 85.225 euros más”, indica Jiménez, y  continua explicando que “han sido más de 80 los profesionales que se han contratado para llevar a cabo esta labor en las localidades de Níjar, Roquetas de Mar, Berja, Cuevas de Almanzora, Vícar, Albox, El Ejido, Alhama de Almería y la capital”.

Las escuelas de verano, que se desarrollan a partir del 1 de julio y hasta el 31 de agosto, atienden a niños y niñas entre 3 y 15 años pertenecientes a familias con dificultades económicas y/o en situación de riesgo de exclusión. Este programa, explica el delegado, “gestionado por entidades sin ánimo de lucro, tiene como objetivo garantizar tres comidas diarias (desayuno, almuerzo y merienda), así como desarrollar acciones socioeducativas y de ocio y tiempo libre. Además, estas escuelas permiten conciliar también la vida familiar y laboral”.

Almería Acoge, La Traiña, Movimiento por la Paz, Desarme y la Libertad (MPDYL), El Saliente, Innova y FAAM,  son las organizaciones que gestionan estas escuelas en la provincia. Valentín Sola, ha detallado que a través de nuestro servicio de catering En Esencia “ofrecemos en las instalaciones donde se desarrollan cada una de las escuelas de verano tres comidas al día, el desayuno en el centro y el almuerzo y la merienda que los menores se llevan a casa. Se trata de unos menús muy completos nutricionalmente elaborados y supervisados por un tecnólogo de los alimentos”. Sola ha explicado que las escuelas gestionadas por FAAM “cuentan con monitores especializados así como personal de limpieza que han recibido previamente formación específica sobre las medidas de prevención frente a la COVID-19”. Con iniciativas como esta, desde FAAM, se favorece también la contratación de personas con discapacidad impulsando su autonomía e inserción social.

Desde la Federación, el presidente de FAAM ha aplaudido esta iniciativa puesta en marcha por la Delegación de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación de la Junta de Andalucía, así como la labor de la Delegación de Educación y los ayuntamientos en la preparación de los centros en los que se llevan a cabo las escuelas.

FAAM gestiona un total de cinco escuelas de verano con 195 plazas dedicadas a  atender las necesidades nutricionales de menores, así como actividades de ocio y tiempo libre.

Desde el Ayuntamiento de Alhama, Zurita ha agradecido a la Delegación Territorial y a FAAM la labor realizada para que este tipo de proyectos salgan adelante en la provincia y concretamente en este municipio.

Por su parte, el responsable de las Políticas Sociales en la provincia ha puesto de manifiesto “el trabajo que entidades privadas como FAAM están realizando durante este periodo estival con las familias en situación de exclusión que no disponen de recursos para garantizar una alimentación sana y equilibrada ni para llevar a sus niños y niñas, al menos, una semana de vacaciones al año, ni tampoco costear actividades de ocio o culturales en los meses de verano”.

Tras la declaración del estado de alarma provocado por la pandemia del Covid-19, la vulnerabilidad de la población ha crecido, incrementándose exponencialmente el desempleo, multiplicándose las necesidades sociales de un importante número de ciudadanos y de ciudadanas, lo que impacta directamente en necesidades básicas como es la alimentación. En este sentido, manifiesta Jiménez, “este programa pretende paliar esas situaciones de desigualdad en las zonas más vulnerables”.

Las Escuelas de Verano

El programa de Escuela de verano se puso en marcha en 2013 en desarrollo del Decreto-ley 7/2013, de 30 de abril, de medidas extraordinarias y urgentes para la lucha contra la exclusión social en Andalucía, dentro del Plan Extraordinario de Solidaridad y Garantía Alimentaria, cuyo objetivo es garantizar las necesidades alimentarias básicas de personas y familias en situación de exclusión social o en riesgo de estarlo.

La mayoría de estas escuelas se organizan en centros educativos de enseñanza primaria que, en esta ocasión, se han tenido que adaptar a las medidas de seguridad obligadas por la pandemia del covid19. Así, todas las entidades han tenido que realizar un protocolo de seguridad que incluye las acciones de protección tales como la desinfección diaria de las instalaciones, el mantenimiento de la distancia de seguridad, el lavado de manos o la utilización de mascarillas.

Igualmente, habrá un seguimiento de los participantes por si presentaran síntomas y se ha reducido la ratio de las actividades y delimitado los espacios para contar con todas las garantías.