La Junta destina 120 millones para equipos de protección individual y pruebas de Covid

El SAS también ha adquirido por la vía urgencia el mantenimiento y materiales informáticos por valor de más de 720.000 euros

El Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía ha aprobado este martes la declaración de emergencia de un gasto extraordinario de más de 119,2 millones de euros destinados a la compra de equipos de protección individual y 15.230 pruebas de determinaciones analíticas para la detección del coronavirus Covid-19, éstas por un montante de 356.521,89 euros, con destino a los centros asistenciales del Servicio Andaluz de Salud (SAS).

En concreto, se ha contratado la adquisición de 35 millones de mascarillas quirúrgicas, cinco millones de mascarillas FFP2, un millón de FFP3, 800.000 hisopos (varilla de papel utilizada para recoger muestras), 150.000 gafas, 600 millones de guantes de nitrilo, cuatro millones de batas desechables, un millón de batas impermeables y 600.000 unidades de solución hidroalcohólica.

El consejero de la Presidencia, Administración Pública e Interior y portavoz del Gobierno andaluz, Elías Bendodo, ha destacado en rueda de prensa que esta compra, realizada casi en exclusiva a proveedores de la comunidad, tiene como objetivo que la Junta pueda contar con «suficiente stock» para hacer frente a un eventual rebrote del coronavirus.

El SAS también ha contratado por 522.720 euros el servicio de mantenimiento de los sistemas de información de sus centros. Además, ha comprado por la vía de urgencia 150 equipos electrónicos de red por 97.164 euros, 50 microordenadores portátiles con cámara web por 30.855 y agentes conversacionales telemáticos para el autotriaje del Covid-19 por 18.392 euros.

Estos sistemas han permitido responder a la demanda de información de la ciudadanía relacionada con el Covid-19, facilitar mecanismos a los ciudadanos que permitan identificar el nivel de riesgo de padecer la enfermedad mediante un triaje adecuado y también realizar un seguimiento de los ciudadanos diagnosticados que presentan una sintomatología leve o son susceptibles de desarrollar la enfermedad.

El resto de contrataciones de materiales y el mantenimiento informático, que ha realizado el SAS por el procedimiento de emergencia durante marzo y abril, ha permitido a los profesionales acceder a todas las aplicaciones asistenciales del SAS para poder prestar un servicio de calidad.