Indignación en el sector del kayak: se quedan sin playa por un ‘error administrativo’

La entidad considera que desde el Ayuntamiento de Almería no se han sopesado las «posibles repercusiones económicas y de promoción» para el destino turístico

La asociación de empresarios de kayak de Almería (Aekal) han criticado que este verano no podrán ejercer su actividad en la playa de La Fabriquilla a consecuencia de un «error administrativo» ante la prórroga de los planes de playa de 2019 por parte de la Junta de Andalucía en los puntos coincidentes con el plan de 2020, toda vez que el Ayuntamiento de Almería no ha incluido un canal náutico para esta zona, lo que impide la salida de los artefactos flotantes.

«El Ayuntamiento de Almería, en lugar de ayudar a mover la economía, deja en la estacada a una parte del sector turístico de la provincia», han señalado desde Aekal en una nota, donde han recordado que en 2019 la entidad fue la adjudicataria del canal náutico y asumió el pago a raíz de la licitación efectuada por el Consistorio.

La asociación considera que con la extensión de los planes de playa de 2019 el gremio «tiene el derecho a trabajar en dicho plan ya que fue el ganador del concurso de esa licitación el pasado año», si bien la propuesta del Ayuntamiento de Almería para 2020 no recoge este canal náutico en La Fabriquilla entre los siete que propone para las playas de su término municipal.

«Durante las últimas semanas desde Aekal se ha solicitado en reiteradas ocasiones una reunión con el alcalde de Almería y con el concejal responsable del área de Promoción de la Ciudad para exponer nuestra situación, sin recibir hasta la fecha contestación alguna», se han quejado desde la asociación, desde donde han trasladado su «sorpresa» ya que, según afirman, el edil de Promoción, Carlos Sánchez, «siempre» se había mostrado «de acuerdo» con la prórroga de dicho servicio sin que ahora aparezca la zona de varado.

La entidad considera que desde el Ayuntamiento no se han sopesado las «posibles repercusiones económicas y de promoción» para el destino turístico y para el sector hotelero y hostelero. «Esto no es un juego, la situación es crítica para 14 empresas que se ven afectadas directamente por esta decisión injusta, que generan más de 35 puestos de trabajo directos y muchos miles de euros que irán a las arcas públicas», han añadido.

La campaña de verano supone para estas empresas «la fuente más importante de ingresos» al ser la temporada en la que se muestra a los visitantes «una perspectiva ecológica del Parque Natural de Cabo de Gata, y la belleza del litoral almeriense de una manera inocua y con total respeto por la biodiversidad, a la vez que responden a una demanda creciente de esta actividad ecoturística como es el turismo activo, como una alternativa del turismo sol y playa».

«Almería se ha convertido en un destino a nivel nacional de kayak y actividades náuticas para miles de personas», han recalcado desde la asociación, desde donde estiman que las reservas hoteleras podrían caer «en torno al 15 por ciento» en los próximos años si se deja de lado este «reclamo turístico».