Un cordobés de Iznájar y un Pegaso dan la vuelta a España contra el cáncer

Juan Pérez Luque y su Pegaso 1065L Europa, completan el desafío ‘Camioneros contra el cáncer’ a  beneficio de la AECC

Juan Pérez Luque, un transportista de la villa cordobesa de Iznájar es un amante de su trabajo y, sobre todo de las herramientas que dispone para llevarlo a cabo. Tenía la ilusión de poseer un camión clásico. Compró un viejo Pegaso 1065L Europa, todo un clásico de las carreteras españolas, y lo restauró junto a su padre. El camión de Juan ha ganado varios concursos y es alabado y vitoreado allá por donde pasa. Tras el fallecimiento de su padre, Juan decidió que dedicaría su Vehículo histórico a fines benéficos y todos los premios que ha recibido los ha donado a la Asociación Española Contra el Cáncer. Hace poco quiso afrontar su mayor desafío hasta ahora, dar la vuelta a España en su Pegaso y recoger fondos mediante donaciones para la AECC. Hace unos días completó su epopeya en Málaga, pero el día antes su penúltima etapa fue la Provincia de Cádiz, así que desde ELMIRA.es no perdimos la ocasión de hablar con él sobre su proyecto benéfico.

¿Cómo nace ‘Camioneros contra el cáncer’?

Tras la restauración de un Pegaso Europa. Soy transportista con 32 años de profesión y siempre tuve el deseo de tener un camión clásico y por fin decidí comprármelo. Lo restauré con la ayuda de mi padre con mucho trabajo e ilusión. De ahí surge la necesidad de hacer algo bonito. En mi pueblo, Iznájar, le han dado varios premios en metálico en el concurso de camiones que tenemos y los he donado a la AECC.

He comprobado de este modo la satisfacción que produce poner un granito de arena en esta causa. De ahí surge la idea de hacer algo más importante y nace ‘Camiones contra el cáncer’, dar la vuelta a España en 12 etapas con mi Pegaso usándolo como valla publicitaria de las empresas y entidades que han apoyado el proyecto.

El fin del viaje en su tierra, Andalucía…

Sí, Cádiz fue la penúltima etapa y terminamos en Málaga.

¿Cuántos Km han sido?

Hemos sobrepasado los 4.000 Km. Porque al final la ruta ha sido más larga de lo previsto dado que amigos y empresas te pedían pasar por su pueblo o ciudad.

¿Algún criterio siguió para establecer el itinerario?

Dividí el recorrido en etapas con determinados Km. Tampoco podía visitar todas las ciudades de España pero más o menos he logrado un recorrido muy general.

¿Cómo le han recibido en las distintas etapas?

Muy bien. Perfecto en el 99,9%. Digo esto porque en Valencia tuvimos un percance. La asociación ni me buscó ubicación ni se dignó a recibirme, pero en el resto de España ha sido una maravilla.

No cabe un anuncio más en la lona del Pegaso, ¿Ha tenido mucho apoyo?

Pues sí. No puedo precisar la cantidad pero en la lona solamente se sobrepasa las 100 empresas. Incluso en las últimas etapas la AECC me informaba que seguían llegando donaciones al proyecto.

¿Por qué eligió un camión Pegaso?

Es la marca emblemática de los camiones en España y también fue amor a primera vista en cuanto lo vi.

¿Cómo dio a conocer ‘Camioneros contra el cáncer’?

Básicamente yo a través de mis redes sociales. Lo hice con este nombre porque he querido involucrar a todo el sector nuestro que es muy grande. Y yo quería algo grande. En cada ruta se han enganchado camioneros tanto con clásicos como con sus máquinas de trabajo. Ha sido precioso y nos hemos movilizado.

¿Los camiones Pegaso clásicos se están poniendo de moda?

Mucho, y cuando la gente ve mi camión me dicen que les encanta.

¿Vendrán más retos en lo sucesivo?

Esto es algo que engancha. Ya sea en la calle o en las redes sociales la gente se acerca, se interesa por el proyecto, te animan, y te das cuenta de que es una labor bonita. Si Dios quiere voy a dedicar mi camión a todos los actos benéficos que pueda.