El PSOE mandará en la mitad de los municipios de la provincia de Cádiz

Uno de los casos más llamativos de dificultades para la gobernabilidad es el de Chipiona

Una vez celebrados los plenos de investiduras de los 45 municipios de la provincia de Cádiz, tras los resultados electorales y los diferentes pactos, el PSOE ostentará 22 alcaldías, por seis del PP, cinco de Adelante, cinco de IU, cuatro de Andalucía por Sí (AxSí) y tres de partidos independientes como Los Barrios 100×100, La Línea 100×100 y Unidos por Chipiona.

En cuanto a mayorías absolutas, el PSOE cuenta con un total de 14, Adelante con cuatro, IU, PP e AxSí con tres y La Línea 100×100 con una, por lo que la gobernabilidad de los 27 municipios restantes dependen del buen funcionamiento de los pactos o de los acuerdos a los que sean capaces de llegar los partidos que gobiernan en solitario sin mayoría absoluta, como es el caso de dos de las grandes ciudades de la provincia como son Cádiz y Jerez.

Uno de los casos más llamativos y donde a priori la Corporación municipal formada debe entablar aún conversaciones en busca de la estabilidad es en Chipiona, donde el candidato de UxCH ha sido proclamado alcalde con los cuatro votos de su partido y con una oposición de 13 concejales, que no se han puesto gobierno para formar gobierno.

Igualmente llamativo ha sido el caso del PSOE en Conil, donde tras haber presentado a su candidata a la investidura y ser apoyada por AxSí y el PP, tras haber alcanzado la mayoría absoluta suficiente para ser alcaldesa, ha renunciado en favor de IU –que fue el ganador el 26 de mayo– alegando que el PSOE «no puede gobernar Conil con los votos del PP» y recordando que tenía un pacto con IU para que gobernara la lista más votada. Ahora la duda es saber para qué se presentó entonces a la investidura la candidata del PSOE.

Finalmente, Vox no ha entrado en ningún gobierno de la provincia, ya que en El Puerto de Santa María, tras el pacto alcanzado por PP y Cs para formar gobierno los dos concejales de Vox optaron por votarse ellos mismo, facilitando que el PP, que había sido la lista más votada en las elecciones, gobierne la ciudad portuense.

No ha ocurrido lo mismo en Algeciras, donde los ediles de Vox (2) ha votado cada uno una cosa diferente. Así, uno de ellos ha optado por darle el voto de investidura al candidato del PP, que ya tenía cerrado un acuerdo con Cs para gobernar con mayoría absoluta, mientras que el segundo concejal de Vox ha optado por no apoyar al alcalde popular, a pesar de ser el voto a mano alzado no secreto en urna.