Almería registra más de 1.000 nacimientos durante el confinamiento

Entre las principales preocupaciones de los sanitarios ha estado la posibilidad de que alguna de las pacientes diera positivo en Covid-19

Los hospitales almerienses de Torrecárdenas, Poniente y La Inmaculada han registrado desde que se decretara el estado de alarma el pasado 14 de marzo un total de 1.027 nacimientos que han sido atendidos por los equipos de ginecólogos, anestesistas, matronas y personal de enfermería dentro de la normalidad, aunque con medidas de precaución extraordinarias ante la pandemia del Covid-19.

Carmen ha sido una de las madres a las que el coronavirus ha pillado en la recta final de su embarazo, por lo que ya desde las últimas revisiones médicas ha tenido que acudir al hospital con medidas extraordinarias de seguridad para evitar contagios.

Fue el pasado 9 de mayo cuando dio a luz a su primer hijo, Nacho; uno de los 439 bebés nacidos en Torrecárdenas en los 62 días posteriores a que se decretara el confinamiento.

«Al llegar al hospital me hicieron la prueba del covid-19, que dio negativo, y nada más terminar me subieron a una habitación», ha detallado la reciente mamá, quien además ha sido de las primeras en acudir al servicio de urgencias del Hospital Materno-Infantil de Almería, que se puso en marcha el pasado día 5.

Con una media cercana a los 17 partos diarios, entre las principales preocupaciones de los sanitarios ha estado la posibilidad de que alguna de las pacientes diera positivo a las pruebas del covid-19, una situación que sí tuvo lugar al inicio de la crisis en el Hospital de La Inmaculada, donde se han contabilizado 160 nacimientos en 156 partos –34 por cesárea– pero que se resolvió con el alta de madre y el nacimiento del bebé sin que diera positivo.

Advertisement

Así, durante toda su experiencia previa, durante y posterior al parto, Carmen pudo estar acompañada de su pareja. «Teníamos que estar con la mascarilla y nos aconsejaban que nos laváramos las manos con agua y jabón, aunque en la habitación también había hidrogel», ha detallado antes de agradecer la labor y «simpatía» de las profesionales que la trataron.

No obstante, la familia no pudo recibir visitas en la habitación durante las poco más de 24 horas que permaneció ingresada, lo que, lejos de lamentar, asegura que le aportó «tranquilidad».

En este sentido, desde la misma Unidad de Ginecología y Obstetricia del Hospital de Poniente, donde se han registrado 428 nacimientos en 420 partos, han recordado la población que deben ser «comprensivos» con las medidas establecidas de aislamiento, por lo que las visitas se limitan a un solo acompañante por paciente.

«Aunque es lógico que ante un parto, sean varios los miembros de la familia que quieran acompañar a la madre y conocer al bebé, solo puede haber un acompañante. Entendemos que es una situación difícil, pero la población tiene que ser comprensiva y recordar que es importante mantener la seguridad de todos», han recordado fuentes sanitarias.