PP, Cs y Vox aprueban el presupuesto de Córdoba

El alcalde ha defendido la aprobación del presupuesto para poder «atender las necesidades» ante la situación generada por el coronavirus

Los grupos de PP, Cs y Vox en el Ayuntamiento de Córdoba han aprobado este jueves en el primer Pleno telemático el presupuesto para 2020, con votos en contra de PSOE, IU y Podemos, cuyas enmiendas han sido rechazadas, salvo una de los socialistas, al tiempo que han salido adelante 21 enmiendas de Vox y una del PP, todo ello pendiente de contar con un plan de choque, junto a agentes sociales y económicos, para hacer frente a la situación provocada por el coronavirus, que llevaría a modificaciones presupuestarias que esperan desde la oposicion.

En este sentido, el alcalde, José María Bellido (PP), ha defendido la aprobación del presupuesto para poder «atender las necesidades» ante la situación generada por el coronavirus y hacer frente a «la reactivación económica y social» de la capital.

En concreto, el delegado de Hacienda, Salvador Fuentes (PP), ha precisado que las cuentas consolidadas ascienden a unos 405 millones de euros, que suponen un 5,2% de incremento sobre 2019, con unas cifras con «equilibrio», que presentan superávit en Emacsa y Sadeco.

En palabras de Fuentes, «este presupuesto se va a tener que adaptar a unos tiempos muy convulsos y de necesidad de reacción inmediata», de modo que ha adelantado que «van a ser modificados para adaptar al plan de choque que la ciudad necesita y al que se irán las grandes partidas del plan contable».

Al respecto, ha apuntado a Servicios Sociales, «reforzar para dar cobertura a los más debiles y necesitados»; «recuperar el tejido productivo e intentar reactivar el empleo, que tanta falta va a hacer cuando pase la crisis»; así como tener en cuenta a empresas públicas, y en las propuestas de inversiones, «garantizar el mayor número de obras posibles en este año».

Sobre algunas partidas, ha citado que «se ponen en carga 21 millones de euros de préstamos» y con inversiones superiores a 28 millones.

Algunos de los proyectos son el desarrollo del plan estratégico de ciudad; el plan con la Universidad Loyola Andalucía para barrios desfavorecidos; el estudio para los aparcamientos ‘Puerta de Córdoba’; la instalación de ascensores en comunidades que los reclaman; la climatización de colegios; los parques de la Arruzafilla y de Levante, además de destinar partidas para el plan de reconstrucción anunciado por el alcalde.

En cuanto a las enmiendas de la oposición, el edil de Hacienda ha afirmado que son «muy mejorables», si bien ha trasladado que el gobierno local sigue «con la mano tendida para sumar aportaciones al plan de choque».

Compromiso de modificaciones

De otro lado, la primera teniente de alcalde, Isabel Albás (Cs), ha dicho que «es más que necesario aprobar este presupuesto, que no se ciñe a la realidad actual, pero es necesario para que sirva de instrumento para llevar a cabo diferentes modificaciones», admitiendo que «no se van a poder ejecutar en su totalidad».

No obstante, ha insistido en que «es importante aprobarlos» y tras ello «llevar a cabo las modificaciones», en las que «hay que ir de la mano de otras administraciones».

Así, ha remarcado que «no se va a permitir que ninguna familia quede atrás», al tiempo que «se va a favorecer acceder a un empleo digno». Por ello, ha pedido a la oposición «dejar a un lado el enfrentamiento político y poner como prioridad los intereses de ciudad».

También, Albás ha elogiado la «ejemplar» labor de Servicios Sociales, con «la reacción rápida, ágil y atendiendo las necesidades básicas de los ciudadanos». También, ha destacado el trabajo de Infraestructuras y Sadeco, entre otras áreas.

Mientras, la portavoz de Vox, Paula Badanelli, ha declarado que «es un presupuesto de emergencia, que hay que aprobar con urgencia», ante «una situación excepcional que merece medidas excepcionales». A su juicio, «se podría tener un presupuesto mejor, pero en esta situación esta herramienta es lo mejor que se puede poner encima de la mesa y a partir de aquí poner medidas que se necesiten».

Además, ha valorado que «se dará una respuesta inmediata a necesidades urgentes que han surgido por el confinamiento y cubrir las necesidades básicas vitales de familias», que «han visto desaparecer sus ingresos», así como «ayudar a quienes tienen que mantener el empleo y crearlo», en la línea en la que van las enmiendas de Vox.

«No responden a lo que necesita la ciudad»

Entretanto, la portavoz del PSOE, Isabel Ambrosio, ha recriminado que «estas cuentas no responden a lo que necesita la ciudad», de manera que «de esta situación solo se sale con el esfuerzo y generosidad de todos» ante «las consecuencias muy graves en la ciudad», tanto en lo social, como en lo económico.

De esta forma, ha reivindicado que «hay que modular y adaptar este presupuesto con cambios mínimos y esenciales para que la ciudad cuando salga de la alerta tenga una herramienta que dé respuestas sociales a las familias más vulnerables, reactivar la economía manteniendo y generando empleo y garantizar los servicios públicos».

Entre algunas propuestas que ha defendido son las de «ampliar las ayudas de emergencia», ayudas complementarias a las que lleguen de otras administraciones, aseverando que «la pérdida del empleo va a ser una de las causas más duras de esta pandemia», así como un plan de choque para el sector cultural, el incremento de transferencias a empresas públicas, un plan de inversiones para todos los distritos y un plan de choque para recuperar zonas de especial vulnerabilidad.

Asimismo, ha subrayado que entendían que «tocaba arrimar el hombre y dejar el partidismo», de modo que ha sostenido que «ahora le toca al gobierno local pasar de las palabras a los hechos», puesto que, a su juicio, «utiliza un lenguaje de urgencia, pero no se adapta la situación de urgencia a los presupuestos».

Ante ello, ha enfatizado que «se podían haber ahorrado esta pantomima para aprobar un presupuesto que no atiende a la realidad», a la vez que ha advertido de «actuaciones muy mejorables en esta alerta sanitaria» por parte del gobierno local, como en Servicios Sociales, y ha cuestionado la reducción de ayudas del Imdeec.

«Priorizar lo urgente y necesario»

Por su parte, la viceportavoz de IU Alba Doblas ha expresado que el presupuesto presenta «un escenario difícil cuando no imposible para su aprobación», dado que considera que «hay que priorizar lo urgente y necesario» y deben «realizarse oportunas modificaciones para paliar los efectos de la crisis en la medida de las posibilidades y ser proactivos en la recuperación de la ciudad».

Al hilo, ha pedido «garantizar una respuesta adecuada» a familias por Servicios Sociales, con incremento de ayudas de emergencia; «partir del compromiso firme de agentes sociales para hacer frente a la crisis de forma sostenible y conseguir una ciudad más equilibrada y justa», motivo por el que IU propone un acuerdo estratégico por la recuperación, consensuado con todos los agentes.

Y la portavoz de Podemos, Cristina Pedrajas, ha expresado que son unos presupuestos «históricos» ante «la crisis socieconómica más importante sufrida por los presentes», por lo que «requiere adaptarlo a la realidad actual», con «una situación bastante insostenible de carencias básicas en muchos ciudadanos», ha apostillado, valorando «la actitud propositiva» de la oposición.

Además, ha defendido las enmiendas presentadas con PSOE e IU, así como la que su grupo plantea, como es «la herramienta social más importante», con «la renta de garantía municipal», que, a su juicio, podría complementar a las rentas que lleguen de la Junta y el Gobierno y que el equipo de gobierno prevé estudiar, entre otros aspectos.

En el Pleno también se han aprobado por unanimidad expedientes relativos a distintas medidas tomadas con motivo de la situación actual por el coronavirus y se ha tomado conocimiento de los decretos de Alcaldía a tal efecto.