Pillado bebiendo cerveza tras salir del juzgado por incumplir el confinamiento

El acusado fue condenado por un delito de resistencia por violar las restricciones declaradas en el estado de alarma

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 3 de Roquetas de Mar (Almería) ha ordenado el inmediato ingreso en prisión de un vecino del municipio que, tras ser condenado por saltarse el confinamiento, salió de las dependencias judiciales y se fue a tomarse una cerveza a la calle.

Según recoge la sentencia, consultada por Europa Press, agentes de la Guardia Civil que estaban de patrulla lo sorprendieron «apoyado» contra la pared de un edificio en la calle Larache mientras bebía la cerveza poco después de salir del juzgado.

El hombre, que responde a las iniciales J.C.C.C. y que mostró conformidad con la pena después de reconocer los hechos en el juicio, ha sido condenado a la pena de seis meses de prisión como autor de un delito de resistencia grave con la agravante de reincidencia.

La jueza Ana Cuenca acuerda, tras la petición del fiscal, no suspender la ejecución de la pena de cárcel y ordena su inmediato cumplimiento.

Según indica la resolución, que adelanta este jueves el diario ‘La Voz de Almería, el acusado fue condenado por un delito de resistencia el día 14 por este mismo juzgado por violar las restricciones declaradas en el estado de alarma.

Tras abandonar el edificio judicial, J.C.C.C. se dirigió a la calle Lareche de Roquetas de Mar, donde «fue observado, mientras se tomaba una cerveza apoyado en el edificio», por dos agentes de la Guardia Civil , que lo detuvieron por incumplir nuevamente el decreto.