El cese en el Parador de Granada afecta a 60 trabajadores

Los sindicatos han calificado como un «ERTE encubierto» que conllevará reducciones de salario de «hasta el 50 por ciento»

Medio centenar de empleados del Parador de Granada, ubicado dentro del recinto de la Alhambra, se verán afectados por las medidas previstas por la empresa pública Paradores para afrontar el cierre de establecimientos derivado de la crisis del coronavirus, en lo que los sindicatos han calificado como un «ERTE encubierto» que conllevará reducciones de salario de «hasta el 50 por ciento».

Paradores ha adoptado un sistema de trabajo y retribución por el que los trabajadores en cese de actividad cobrarán su salario menos la prima de productividad, determinada por la facturación de la compañía –como establece el convenio colectivo– y esta circunstancia afecta especialmente a la plantilla de Granada, según han explicado a Europa Press fuentes de CSIF Y CCOO.

El enclave privilegiado de este parador, un antiguo convento junto a la Alhambra construido por decisión de los Reyes Católicos sobre un palacio nazarí del que aún se conservan algunos restos, favorece que sea uno «de los más rentables» y, en consecuencia, la prima de producción de la plantilla supone actualmente más del 50 por ciento de su sueldo, según detallan desde CCOO.

Su supresión conllevará que «haya trabajadores que no alcancen a cobrar ni el salario mínimo interprofesional», pero especialmente afectará a las camareras de piso que ofrecen sus servicios a media jornada con un sueldo base de 840 euros. La propuesta que planea la empresa las dejaría con un sueldo mensual de poco más de cuatrocientos euros.

El Parador de Granada mantiene su actividad durante todo el año y, a excepción de algunos periodos por obras, hasta esta crisis sanitaria nunca había cerrado sus puertas.

Los trabajadores se muestran «bastante desesperados» por las medidas previstas por la empresa pública Paradores, cerrada desde el 16 de marzo y que desconoce cuándo podrá reanudar su actividad, y censuran que «no busque soluciones alternativas que les permitan mantener al menos el 70 por ciento de su sueldo».

CSIF explica que los empleados han consumido ya los días que les correspondían por exceso de horas realizadas en 2019 así como el permiso retribuido recuperable que aprobó el Gobierno desde el 30 de marzo hasta el 11 de abril.

Ha exigido así al Gobierno «una solución digna» para los trabajadores de Paradores, que figuran como empleados públicos en el convenio, de modo que se respeten las mismas condiciones laborales y que las jornadas que no se puedan realizar hasta que se reanude la actividad se compensen en los próximos años ampliando el horario de los empleados.