Andalucía pide explicaciones por la suspensión del vuelo entre Almería y Sevilla

La ruta aérea entre Almería y la capital andaluza ha crecido en número de adeptos en los últimos años

La Junta de Andalucía, a través de la Consejería de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio, ha reclamado explicaciones al Gobierno central al haber autorizado la suspensión total del vuelo entre Almería y Sevilla, establecido bajo obligaciones de servicio público (OSP), poco después de la declaración del estado de alarma, con lo que dejó de operar entre los aeródromos andaluces.

Fuentes del Gobierno andaluz han indicado a Europa Press que tuvieron conocimiento de la suspensión de la ruta aérea tras recibir un correo electrónico por parte de la compañía Air Nostrum, que garantiza la conexión aérea desde agosto de 2018 para un periodo de cuatro años con un coste público de 8,8 millones de euros.

En este sentido, desde la Dirección General de Movilidad se remitió una carta al Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana para conocer los motivos por los que se había autorizado desde la Dirección General de Aviación Civil una suspensión total de la operatividad de la línea, que cuenta con dos vuelos diarios en cada sentido de lunes a viernes y un vuelo por sentido en festivos, domingos, agosto, Navidad y Semana Santa.

Aunque la misiva se envió hace cerca de un mes, desde la Junta aún no han «recibido respuesta» alguna, según han confirmado desde el Gobierno andaluz, donde han lamentado que el Ejecutivo no haya consultado previamente la decisión con la Administración autonómica, que financia la ruta pero que carece de competencias para autorizar vuelos.

La ruta aérea entre Almería y la capital andaluza ha crecido en número de adeptos en los últimos años, lo que obligó a la compañía a aumentar su oferta en 2019, que pasó de 50.760 asientos a ser de 64.312, esto es, un 26,7 por ciento más.

La falta de actividad en el aeropuerto almeriense provocó el pasado mes de marzo una caída de pasajeros en sus instalaciones de un 62,2 por ciento con respecto al mismo mes del pasado año hasta los 20.775 usuarios, en parte a consecuencia de la crisis del coronavirus que obligó a cerrar el aeródromo el pasado 24 de marzo.

Desde el cierre de la terminal, el aeródromo de El Alquián no ha registrado vuelos ni programado vuelos «a demanda» de ninguna compañía aérea. Entre el 24 y el 31 de marzo solo se atendieron otros pequeños vuelos no comerciales que dieron lugar a 23 operaciones, entre las que se incluyen salidas y llegadas.