Almería Acoge pide «agilidad» para actuar en los asentamientos

«Si las personas que viven allí no tienen posibilidades de aseo, se sigue manteniendo el riesgo máximo», ha indicado Miralles

El presidente de Almería Acoge y Cepaim, Juan Miralles, ha valorado las ayudas extraordinarias libradas por la Junta a ayuntamientos para mejorar las condiciones de vida en los asentamientos de la provincia si bien ha reclamado «agilidad» en las actuaciones, entre las que, según ha subrayado, urge «facilitar el acceso al agua».

«Si las personas que viven allí no tienen posibilidades de aseo, se sigue manteniendo el riesgo máximo», ha indicado Miralles, quien ha señalado que esperan que los ayuntamientos «sean capaces de actuar rápido y, por lo tanto, lleguen a tiempo de dar una respuesta» a las necesidades.

En esta línea, ha abogado por que se cuente con el tercer sector para implementar las medidas en los asentamientos de la provincia ya que «tenemos mucho que aportar».

«Tenemos experiencia, tenemos una capacidad de intervención rápida, conocemos el entorno, y tenemos una forma de organizarnos que no tiene las demoras propias de una administración, por lo que, al día siguiente de estar aprobado, ya podemos estar trabajando», ha dicho.

Ha añadido que estas organizaciones «ya hemos estado haciendo un trabajo ajustado a la realidad y a las necesidades con medios propios en unos casos» o dándole «continuidad a proyectos en marcha» al tiempo que ha resaltado que las personas que viven en estos asentamientos «ya nos conocen y saben de qué vamos».

Miralles ha apuntado que las organizaciones que trabajan en los asentamientos ha remitido en los últimos diez días, «desde que se conoció que se iba a hacer este decreto-ley» informes a todos los ayuntamientos con una radiografía de la situación y han ofrecido «asesoramiento» a la Junta de Andalucía para llegar a «uno de los eslabones más débiles, sino el más débil, entre colectivos en exclusión social».

Tras remarcar que, en algunos de ellos, en la actualidad, «no hay posibilidad en absoluto de adoptar la mínima medida de prevención si hay un brote de Covid-19», ha primado el facilitar el acceso al agua mediante la instalación de cubas.

«Hay que acercar ese recurso básico porque nosotros hemos estado repartiendo kits de higiene pero, sobre todo, al quite de las necesidades individuales que pudieran surgir para derivarlas a los servicios sociales. Si no podían llegar a tiempo, nos hemos adelantado para que no quedasen desamparados», ha explicado.

Miralles ha precisado que han repartido «cientos» de estos kits de higiene, «con posibilidad de repartir más», y se ha estado facilitando información en varios idiomas sobre la pandemia y sobre el decreto de estado de alarma.

Desde Almería Acoge y Cepaim también se está actuando en otros ámbitos ya que, tal y como ha señalado, «estamos facilitando contactos y vinculando a empresarios que demandan mano de obra agrícola» con las personas que viven en los asentamientos y tienen regularizada su situación administrativa.

«Estamos haciendo listados para incluir en el SEPE y mantenemos abierto el centro de día de Níjar para salir al paso de situación que puedan requerir hacer trámites online o para que puedan lavar la ropa», ha detallado.

Miralles ha concluido remarcando que la labor de Almería Acoge y Cepaim se ha centrado también «y sobre todo», en que, dentro de la situación de alarma, no se llegase al «pánico». «Cuántos más educadores de calle, sociales, estén acompañando a los inmigrantes desde la cercanía, dando tranquilidad, más situaciones indeseables se van a evitar. A veces es mucho mejor la cercanía que el pan», ha finalizado.

Las ayudas, que serán coordinadas por la Dirección General de Coordinación de Políticas Migratorias de la Consejería de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local, ascienden a 1.158.537,60 euros en la provincia almeriense, para atender a una población de unas 2.210 personas repartidas en 79 asentamientos.

La asignación a cada ayuntamiento se ha distribuido según la información ofrecida en los informes de los Equipos de Atención al Inmigrante (EDATI) de Almería, así como de la Guardia Civil actualizados por Cruz Roja a marzo de 2020. Estos datos también han sido verificados a su vez por los municipios interesados.

Así, en concreto, las ayudas se entregarán a seis localidades almerienses: Níjar con 34 asentamientos y una población migrada de unas 1.342 personas; Vícar con ocho asentamientos y una población migrada de unas 102 personas; El Ejido con 13 asentamientos y una población migrada de unas 304 personas; Roquetas de Mar con 19 asentamientos y una población migrada de más de 340 personas; Antas con dos asentamientos y casi una quincena de migrante) y Cuevas de Almanzora con tres asentamientos y más de un centenar de migrantes.

Las cifras que da la Junta de Andalucía difieren de las que manejan las organizaciones del tercer sector que trabajan en estos asentamientos, duplicando la cifra oficial. Según Miralles, esto se debe a que la administración entiende por «infravivienda» la que está hecha de cartón, plástico u otros materiales mientras que «nosotros incluimos los cortijos abandonados y en ruinas alrededor de los cuales se crean nuevas edificaciones precarias».