Vox se rompe en la provincia de Cádiz con dimisiones masivas

Ex-Miembros de la ejecutiva provincial califican al Comité Nacional de Santiago Abascal de «autoritario y poco democrático»

La formación de Santiago Abascal en la provincia de Cádiz sufre de nuevo un varapalo tras hacerse público que hasta el 80% de los cargos de dirección que componían el anterior Comité Ejecutivo Provincial han dimitido en bloque ante la llegada de una gestora a la que acusan de «formar parte del Chiringuito en el que se ha convertido VOX».

Recientemente, son ya innumerables los casos de dimisiones en la formación en todo el territorio nacional justo antes del 6 de Marzo de este 2020, en el cual se espera una renovación del Comité Ejecutivo Nacional de Vox ante las sombras de «falta de democracia interna».

CRISIS DE VOX EN CÁDIZ

El 80% de los cargos en la provincia de Cádiz han decidido dimitir o darse de baja del partido de Abascal, tal como explican algunos de los miembros que han dado el paso a elMIRA.es.

Manifiestan a través de un comunicado que «en los días anteriores al sábado día 15 de febrero y previo a una reunión a la cual habían sido convocados los cargos orgánicos de la provincia de Cádiz por parte de la nueva gestora implantada a dedo por parte del comité nacional, un número sustancial de cargos orgánicos de la provincia han presentado su dimisión ante la presidencia de la gestora impuesta por Madrid».

Recalcan que «dichos cargos quieren denunciar ante la sociedad gaditana en particular y española en General que dimiten porque actualmente no se sienten identificados con sus principios».

El motivo principal se debe a los últimos movimientos del Comité Nacional, al que califican de «autoritario y poco democrático», el cual está propiciando la ausencia de democracia en el partido.

Desde la reforma de los Estatutos que se llevó a cabo en febrero de 2019, denuncian que en el partido que encabeza Santiago Abascal «se ha desarrollado una violación de la democracia interna sobre cargos que legítimamente habían votado los afiliados».

Aseguran que «dicha reforma se nos ‘vendió’ como un blindaje contra los llamados arribistas, pero resulta que con el transcurso de las semanas y meses, se ha demostrado ser todo lo contrario, una estafa piramidal, por la cual no han hecho más que llegar y posicionarse en el partido, personas sin más mérito que la afinidad y mención de la cúpula para ostentar cargos».

Tras lo que han considerado como la «imposición» del General Agustín Rosety, «la intromisión e injerencia en el nombramiento de cargos y responsabilidades a espaldas del Comité Ejecutivo Provincial, algunos de ellos sobradamente conocidos por los ciudadanos por ir contra el partido o contra sus dirigentes de manera pública, así como por redes sociales respecto al CEP y resto de cargos, ha sido constante e incesante».

Dichos ex-miembros de VOX inciden que han «tenido constancia de reuniones a espaldas del CEP (órgano democrático votado por los afiliados) con personas a las que se prometían cargos sin ningún tipo de legalidad ni meritocracia. Hemos soportado como se ha impuesto candidatos a listas sin compromiso, sin dedicación y tan solo por ser palmeros de las personas que interesaban, según intereses y loobies que aun hoy en día no han sido desvelados.»

Señalan que VOX es «un partido que ha maltratado a sus órganos colegiados, olvidando sus problemáticas, convirtiéndose para muchos de nosotros en todo aquello que detestábamos y por lo cual defendimos. Vox es ahora un puro cortijo clientelar».

Denuncian que «ahora que llegan esas millonarias subvenciones que el partido parece haber olvidado luchar, ahora que se entra en instituciones muy bien remuneradas, ahora que todo es prensa y alfombra roja, las bases que hacían mesas informativas, que eran maltratados por defender sus ideales, sobran».

Lamentan que en la provincia gaditana, «Madrid ha puesto una gestora con personas que nunca se les ha visto trabajando y luchando por el partido, por todo esto los cargos orgánicos en Cádiz, dimitimos de nuestras responsabilidades».

Añaden no obstante, que han tenido que «convencer a cientos de afiliados para que no se den de baja y esperen a lo que suceda en las próximas elecciones al Comité Ejecutivo Nacional. Después del rumbo que lleve el partido nos daremos todos de baja en bloque, por lealtad a unos valores y principios que está Dirección Nacional ha traicionado».