Donald Trump sigue con su idea firme: «Las elecciones han sido amañadas». El hasta ahora presidente de los Estados Unidos ha vuelto a utilizar Twitter para mandar un mensaje a sus votantes y al resto del mundo.

El presidente saliente de Estados Unidos, Donald Trump, ha declarado este domingo que su rival y presidente electo del país, Joe Biden, ganó los comicios del pasado 3 de noviembre, aunque lo hizo porque las elecciones fueron «amañadas», insistiendo así en la denuncia que lleva manteniendo desde hace meses sobre irregularidades en la votación, y que hasta el momento no ha demostrado.

«(Biden) Ganó porque las elecciones estaban amañadas. NO HABÍA SUPERVISORES NI OBSERVADORES», ha escrito Trump en su cuenta de Twitter. Un mensaje en el que ha acusado a la compañía Dominion, «propiedad de la izquierda radical», de suministrar «engañosos» equipos de recuento de votos con la complicidad de «los falsos y mudos medios de comunicación».

«Todos los ‘errores’ mecánicos ocurridos en la Noche Electoral eran, en realidad, demócratas a los que pillaron mientras intentaban robar votos. Pero aquellos a quienes no cogieron tuvieron mucho éxito. Las elecciones por correo son un chiste enfermo», ha añadido.

Hasta el momento ningún tribunal ni autoridad electoral, entre ellos propios republicanos responsables de la supervisión del recuento, ha validado estas acusaciones.

Minutos después, Trump matizó que su mensaje no se trataba de un reconocimiento de victoria hacia su rival. «(Biden) Solo ha ganado a los ojos de los medios de comunicación de las falsas noticias. No concedo NADA. Todavía nos queda mucho. ¡Fueron unas elecciones amañadas! ¡GANAREMOS!», ha sentenciado.

Frenar la pandemia y acabar con las órdenes de Trump

El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, dedicará los primeros días del inicio de su mandato, el próximo mes de enero, a dos tareas fundamentales: la lucha contra el coronavirus y la eliminación de las órdenes ejecutivas firmadas por el que sería ya su predecesor, Donald Trump, siempre y cuando no prospere la anunciada batalla legal que el magnate neoyorquino quiere emprender para disputar el resultado de la votación, en lo que se antoja un difícil período de transición.

Si finalmente las demandas de Trump caen en saco roto, Biden asumirá el poder el próximo 20 de enero con cuatro objetivos en mente: la reincorporación inmediata del país a la Organización Mundial de la Salud y los acuerdos medioambientales de París, así como la suspensión del veto de entrada a residentes de ciertos países musulmanes y la reanudación del protocolo de estancia para migrantes ilegales que llegaron al país siendo menores de edad; los llamados «soñadores» o «dreamers», según han informado fuentes de la campaña al ‘Washington Post’.