El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha justificado este jueves la necesidad de aplicar en la Comunidad de Madrid el estado de alarma y las medidas para limitar la movilidad de la capital y otros ocho municipios porque la situación de la pandemia del coronavirus es «muy inestable y muy frágil».

Además, ha avisado de que no se puede «bajar la guardia» ni distraerse con «disputas estériles», sino tomar medidas «contundentes». En todo caso, ha confiado en poder «estabilizar» la situación en los 15 días de vigencia del decreto.

Así lo ha asegurado en su intervención ante el Pleno del Congreso para informar de la decisión que adoptó el Gobierno el pasado viernes en un Consejo de Ministros extraordinario de declarar el estado de alarma, con la oposición del Gobierno regional de Isabel Díaz Ayuso, para reponer las medidas que fueron tumbadas por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM).

Pero además de abordar la situación de la Comunidad de Madrid, Illa ha alertado del avance del promedio nacional. Ha hablado de una incidencia acumulada a 14 días en España es de 265 casos por 100.000 habitantes. Esto «cuadruplica» el umbral considerado de alto riego por el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC).

En este sentido, ha asegurado que estos datos están por encima de las cifras que han tomado como referencia algunos países europeos: como Alemania, Francia o Reino Unido, para adoptar medidas «drásticas» contra el virus.

«No normalizar» incidencias de 500 casos por 100.000 habitantes

Por todo ello, el ministro ha pedido no «normalizar cifras tan elevadas» como la de 500 casos por 100.000 habitantes que se tomó de referencia para limitar la movilidad en Madrid. Precisamente el Gobierno regional está pidiendo al Ejecutivo central que levante ya el estado de alarma al haber logrado rebajar la incidencia por debajo de esa cifra.

«La perspectiva que debemos tener todos es bajar la incidencia, no de 500 casos, sino muchísimo más; por debajo de los 100 casos, porque solo así podremos hablar de doblegar la curva», ha enfatizado. «No podemos normalizar cifras que están muy por encima de las consideradas como seguras», ha recalcado.

Asimismo, Illa ha hecho un repaso cronológico de los hechos que llevaron al Gobierno a declara el estado de alarma en la Comunidad de Madrid. Ha señalado, entre otras cosas, que el Gobierno regional no mencionó la ley de salud de 1986 en lo orden con la que aplicó las medidas que dictó el Ministerio de Sanidad tras acordarlas con la mayoría de las Comunidades.

El Ejecutivo considera que este fue uno de los motivos por los que el TSJM tumbó esa orden de la Comunidad. Orden para aplicar las restricciones a la movilidad, por un defecto «de forma», y no «de fondo».

Salvador Illa: «No es tiempo de provocaciones»

Además, frente a las críticas y las duras acusaciones lanzadas desde el Gobierno regional, Illa ha asegurado en varias ocasiones que la salud pública es «lo único» que le importa al Gobierno y lo que marca sus actuaciones, y ha defendido la necesidad de que todas las administraciones trabajen «juntas» y «con la mayor unidad posible».

En este sentido, ha avisado de «no es tiempo de provocaciones ni de divisiones», ni de distraerse con «disputas estériles». «La obligación del Gobierno, de cualquier gobierno, y de cualquier administración es frenar al virus, doblegar la curva y proteger la salud de los ciudadanos», ha reivindicado.

Sobre todo teniendo en cuenta que, según los datos que ha expuesto, la situación en Madrid «es preocupante y muy inestable». «No podemos bajar la guardia porque si hay algo que nos ha enseñado este virus es la enorme capacidad para propagarse y extenderse entre la población. Insisto, la situación es muy preocupante», ha enfatizado.

En todo caso, ha señalado que confían en que en los 23 días que van a estar en total vigentes las restricciones a la movilidad en la ciudad de Madrid y otros ocho municipios sea «suficientes para estabilizar la situación».

Eso sí, ha señalado que es necesario «vigilar cómo evoluciona la pandemia en esos municipios y trabajar duramente para doblegar la curva». Por último, añadió que «el objetivo del Gobierno es salir de la situación de emergencia, no sólo del estado de alarma».

Illa, muy enfadado

«No vamos a entrar en politizaciones ni en polémicas estériles, no vamos a entrar en reproches. Solo vamos a hablar de sanidad. Hay un problema de salud pública que hay que abordar con criterios de salud pública», ha señalado Illa, refiriéndose a Madrid, en rueda de prensa este martes tras el Comité de Seguimiento del Coronavirus.

Illa ha insistido en que «lo único» que importa al Ministerio de Sanidad es «la salud pública». «Con la salud pública no se negocia», ha insistido. «No queremos ciudadanos en las UCI. Pensamos mucho en los sanitarios, en las familias que tienen personas enfermas y, por tanto, esto nos lleva a decir que hay que actuar en clave sanitaria», ha insistido.

No bajar la guardia

Preguntado acerca de si es posible que decaiga el estado de alarma en Madrid una vez la Comunidad ha bajado de 500 casos por 100.000 habitantes en los últimos 14 días, Illa ha reiterado en que el «objetivo no es bajar de 500, sino idealmente a ratios de 100 de incidencia acumulada». En este punto, ha recordado que el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades europeo (EDCC, por sus siglas en inglés) fija que es necesario actuar a partir de la incidencia de 60 casos, con «medidas drásticas a partir de 200».

«Tenemos que bajar a una cifra que nos permita un margen de maniobra», ha argumentado al respecto. De esta forma, ha insistido en que el estado de alarma se va a extender, como mínimo, durante los 15 días establecidos. «Todos los españoles saben que hay que dar un tiempo para que las medidas a las que da cobertura el estado de alarma surtan efecto. Hay que ir a incidencias mucho más bajas», ha añadido.

El ministro ha asegurado que el Gobierno va a tomar todas las medidas necesarias para derrotar al virus. «Escucho muchos argumentos de izquierdas y de derechas pero no escucho ningún argumento sanitario. Al virus se le vence con criterios sanitarios. Podemos cruzarnos de brazos o ganarle al virus protegiendo a todos los españoles aunque suponga sacrificios», ha apostillado.

El ministro, no obstante, ha agradecido a los madrileños su «disciplina, comprensión y respeto» al estado de alarma durante el Puente del Pilar. Y es que se ha constatado una gran reducción en la movilidad hacia otras regiones en comparación con años anteriores.

Illa también ha mandado un mensaje a todos los ciudadanos en vista del gran avance del Covid-19: «A lo largo de todo este mes de octubre, no tenemos que bajar la guardia, tenemos que mantener la guardia alta. Estamos viendo cómo están subiendo los casos en toda Europa, con notificaciones claramente superiores a las de nuestro país. No podemos permitirnos bajar la guardia. Hay que mantener todo el esfuerzo que estamos haciendo como sociedad», ha sostenido.