La Policía Nacional ha detenido a un «activo delincuente» especializado en robos en comercios del centro de la ciudad de Granada. Se trata de un joven de 22 años al que se le atribuyen al menos siete robos por los que ha estado detenido en varias ocasiones en las dos últimas semanas.

La Policía Nacional investigara el robo que perpetró en torno a la una de la madrugada en un bar situado en el centro, donde fracturó el cristal del ventanal para acceder al interior.

Fue un vecino del establecimiento quien avisó a la Policía, la cual a su llegada no localizó a ninguna persona ni en el local ni en las inmediaciones. Los agentes observaron que la caja registradora no estaba, por lo que iniciaron una batida por las calles adyacentes que culminó con la localización y recuperación de este objeto, que ya no tenía el dinero dentro.

La investigación policial llevó a la obtención de indicios que señalaban la identidad del presunto autor del robo, un activo delincuente de 22 años conocido de los agentes por la comisión de delitos contra la propiedad en varios comercios.

Su ‘modus operandi’ se basa en romper las puertas acristaladas de los comercios y ya ha estado arrestado en otras dos ocasiones por hechos similares.

Otro robo en un restaurante en Granada

La Policía Nacional ha detenido en la zona norte de Granada a dos varones como presuntos autores de un robo a punta de navaja en un restaurante del que se habrían llevado la caja registradora con la recaudación del día y un anillo de oro.

Según ha informado la Policía Nacional en una nota de prensa, se trata de un español de 27 años con numerosas detenciones y un amplio historial delictivo, y de un francés de 33 años, quien también cuenta con antecedentes policiales. Ambos están puestos a disposición de la autoridad judicial, que ha decretado el ingreso en prisión del primero.

Los hechos tuvieron lugar en un restaurante ubicado en la zona norte, que permanecía abierto al público. Sobre las 23,00 horas del lunes 5 de octubre, la propietaria del local, que en esos momentos se encontraba atendiendo su negocio, fue supuestamente «interrumpida de forma inesperada por un individuo que portando una navaja y a cara descubierta», quien «consiguió intimidarla y apartarla de la caja registradora con un fuerte empujón».

Modus operandi

El presunto atracador consiguió arrancar dicha caja, provocando daños valorados en 2.000 euros, tras fracturar la pantalla y sacar el cajón de la misma. En su interior, se encontraba la recaudación correspondiente a ese día, un total de 400 euros, además de un anillo de oro tipo sello que habían recibido en pago por una consumición realizada en el local.

Tras hacerse con el botín, el presunto autor se introdujo en un vehículo que se encontraba esperando frente al local, estando al volante supuestamente el otro detenido, emprendiendo la huida del lugar «a toda velocidad».

En ese preciso instante, apareció el otro propietario del negocio y esposo de la víctima, el cual regresaba de hacer una entrega a domicilio, iniciando con su motocicleta la persecución del vehículo a la fuga por las calles de la zona norte de la ciudad. Desafortunadamente la tentativa no tuvo éxito porque en poco tiempo el vehículo desapareció de la vista del perseguidor.

Los agentes encargados de la investigación consiguieron identificar a los presuntos culpables y realizar su detención al mediodía de la jornada siguiente. Los policías se han incautado del vehículo utilizado para el atraco y han devuelto a los denunciantes más de 200 euros recuperados, los cuales formarían parte de la recaudación robada.