La Guardia Civil ha desalojado a 34 personas que celebraban una fiesta ilegal sin medidas de seguridad ante el coronavirus Covid-19, en una nave industrial de la localidad almeriense de Benahadux. Los participantes fueron localizados sin mascarilla ni guardar medidas de seguridad; consumiendo bebidas alcohólicas dispuestas en barras portátiles y fumando en cachimba.

Según informa el Instituto Armado en un comunicado, la actuación tuvo lugar el pasado lunes 12 de octubre cuando agentes observaron en la puerta de una nave industrial en Benahadux a un grupo de personas bebiendo en la vía pública, algunos de ellos sin mascarilla y sin guardar las medidas de seguridad.

Al identificar a estas personas, los agentes percibieron un fuerte ruido que proviene del interior de la nave a través de una puerta entornada. Al inspeccionar el lugar, localizan a 34 personas, todas ellas sin mascarilla y sin guardar las distancias de seguridad; consumiendo bebidas alcohólicas dispuestas en barras portátiles y compartiendo una cachimba ubicada en una de las barras.

Por todo ello, los agentes identificaron a estas personas, confeccionando las correspondientes actas por infracción administrativa. Además, informaron al promotor de la fiesta su responsabilidad según lo establecido en el Real Decreto 21/2020 de medidas urgentes para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por el Covid-19. Los hechos han sido puestos en conocimiento de la Subdelegación del Gobierno en Almería.

Algunos países empiezan a prohibir las fiestas privadas

El primer ministro de Italia, Guiseppe Conte, ha aprobado un nuevo decreto. En este caso el Gobierno prohíbe las fiestas privadas, limita la asistencia a bodas, bautizos y otras ceremonias. Además, también restringe el horario de los bares.

A su vez, recomienda el uso de mascarilla incluso dentro de la propia vivienda cuando se esté con personas que no vivan en ese inmueble. Todo ello en el marco de los esfuerzos para frenar la segunda ola de la pandemia de coronavirus.

Según informa la agencia de noticias italiana Adnkronos, el decreto del ‘premier’ italiano establece que los bares y restaurantes deberán cerrar sus puertas a medianoche. Además, se prohíbe que sirvan comidas y bebidas en terrazas a partir de las 21.00 horas y también el consumo en el exterior desde esa hora.

El decreto presidencial impone la prohibición de celebración de fiestas privadas, ya sea en interior o en el exterior, con más de seis personas. A su vez, limita a un máximo de 30 personas el aforo en bodas, bautizos y otras celebraciones similares.