La Junta de Andalucía, a través de un dispositivo especial de vigilancia en el Parque Natural Cabo de Gata-Níjar (Almería), ha interpuesto más de 200 multas a personas que han acampado o pernoctado en caravana y demás vehículos en lugares no habilitados durante el pasado puente del 12 de octubre.

Fuentes del Gobierno andaluz han indicado a Europa Press que dicho dispositivo tenía como objetivo evitar la pernocta de vehículos habilitados, caravanas y autocaravanas, entre el ocaso y el orto.

En estas labores de control en el Cabo de Gata, que se realizan en un dispositivo especial por parte del Servicio de Agentes de Medio Ambiente, se pretende evitar la proliferación de acampadas y pernoctas ilegales, expresamente prohibidas por la normativa.

La inspección, que se llevó a cabo en todo el tramo litoral, finalizó con la imposición de más de 200 denuncias, toda vez que la tramitación de estos expedientes sancionadores podría llevar aparejada una sanción de hasta 600 euros.