El Gobierno de Pedro Sánchez pretende «resignificar el Valle de los Caídos, con el objetivo de convertirlo en un cementerio civil y esté protegido por Patrimonio Nacional.

De este modo, el Ejecutivo planea que el Valle de los Caídos sea un cementerio en el que las «30.000 víctimas de los dos bandos tengan paz y respeto«, según a señalado la vicepresidenta primera , Carmen Calvo.

Del mismo modo, Calvo ha anunciado que la fundación de benedictinos presentes actualmente en el Valle de los Caídos será «extinguida automáticamente».

Esta resignificación del Valle se hará en un futuro y «está aún por estudiar». Así lo ha avanzado Carmen Calvo en la presentación del anteproyecto de Ley de Memoria Democrática. Anteproyecto que ya ha sido aprobado por el Consejo de Ministros.

En esta nueva Ley de Memoria Democrática destaca la futura conmemoración de dos fechas importantes: Una de ellas será el 31 de octubre, día en que se aprobó el proyecto de Constitución española de 1978 en el Congreso de los Diputados; y la otra quedará fijada el 8 de mayo, como efeméride para recordar a quienes lucharon contra el nazismo y el fascismo.

Otro aspecto a resaltar es el cambio de nombre del Panteón de Hombres Ilustres, que llevará el nombre de Panteón de España. En él se enterrarán a personalidades ilustres.

Calvo ha hecho una encendida reivindicación de Clara Campoamor, la impulsora del voto femenino en España, porque «se le debe la aplicación exacta y precisa de la soberanía popular».

Los benedictinos saldrán automáticamente del Valle de los Caídos

Por otro lado, la vicepresidenta primera del Gobierno de Pedro Sánchez, Carmen Calvo, ha anunciado cuál será el destino de la fundación de benedictinos.

«Se extinguirá automáticamente» porque «ya no tiene ningún sentido en relación al nuevo objetivo del Valle de los Caídos en términos de memoria democrática», ha sentenciado.

La vicepresidenta ha insistido en que la presencia de los benedictinos en el Valle de los Caídos es «incompatible» con la resignificación de este lugar, y ha agregado que tanto las fundaciones públicas como las privadas que tengan una repercusión pública «no pueden enaltecer las dictaduras ni los totalitarismos ni las figuras correspondientes».

El ‘nuevo’ Valle de los caídos

Quedará establecido como un cementerio civil y lugar de memoria de las víctimas de la Guerra Civil y la dictadura franquista. Solo tendrá restos mortales de fallecidos durante la contienda.

Del mismo modo estarán prohibido los actos políticos, ni «exaltadores» de la Guerra Civil, sus protagonistas o el franquismo.

Sin embargo, el Gobierno promoverá actos públicos de reconocimiento y reparación moral de las víctimas.

Exhumación y restos humanos

La Administración General del Estado y las Comunidadades Autónomas establecerán medidas en la coordinación e intercambio de información sobre mapas de fosas comunes.

Igualmente, se creará un banco de datos en el que se registrarán los datos de los restos óseos exhumados y el ADN de personas voluntarias por su condición de familiares de víctimas.

El Gobierno de Pedro Sánchez extinguirá la Fundación Franco

El Consejo de Ministros ha aprobado el ley de Memoria Democrática que, entre otras cosas, contemplará la extinción de la Fundación Franco.

La norma que arranca ahora su tramitación, avanza en la senda que ya abrió la ley de memoria histórica aprobada por José Luis Rodríguez Zapatero. Entre otras cosas, incluye una condena expresa del golpe de Estado militar de 1936 y la dictadura franquista.

Asimismo, recoge que será causa de extinción de fundaciones la apología del franquismo, lo que llevará a la ilegalización de la Fundación Francisco Franco.

A este respecto, también contempla que las personas u organizaciones que atenten, alienten o toleren prácticas en contra de la memoria democrática no podrán recibir subvenciones, bonificaciones ni prestarán ayudas públicas.