Una patera con 22 inmigrantes de origen magrebí ha llegado en la mañana de este martes, día 15 de septiembre, hasta la playa de Fuente del Gallo, en Conil de la Frontera (Cádiz).

Según han informado a Europa Press fuentes de la Subdelegación del Gobierno, la embarcación, interceptada por la Guardia Civil, tocaba tierra alrededor de las 9,00 horas.

Actualmente, los 22 inmigrantes están siendo trasladados por la Policía Nacional hasta el Centro de Atención Temporal de Extranjeros (CATE) de San Roque.

Dos días después de otro desembarco

Hay que recordar que Un total de 53 inmigrantes magrebíes llegaban este domingo a las playas de Cádiz en dos pateras, una de ellas rescatada en el mar por Salvamento Marítimo.

La primera de ellas ha sido avistada a primera hora de este domingo con 36 magrebíes, de ellos 18 mujeres, según fuentes de Salvamento Marítimo.

Desembarcaban en Puerto América y no necesitaban asistencia médica especial aunque sí se les ha aplicado el protocolo de recepción en estos casos.

La segunda de las pateras, con 17 inmigrantes, llegaba a la playa de Cortadura pasadas las 13 horas y fueron los bañistas que se encontraban en ese momento en la playa quienes avisaron al 112.

Traslado al Centro de Atención Temporal de Extranjeros

Fuentes policiales han confirmado que estas personas han sido trasladadas al Centro de Atención Temporal de Extranjeros (CATE) de San Roque.

Allí permanecieron mientras se les realizan las pruebas de Covid y se resuelvan sus expedientes administrativos por entrada ilegal en España.

Cuando finalicen, serán derivados a las distintas ONGs que tienen convenios con el Gobierno de España para su inclusión y acogimiento en el país.

Pateras en Cortadura

En este sentido, una patera con medio centenar de inmigrantes a bordo llegaba la semana pasada a la playa de Cortadura en la capital gaditana.

Algunos de ellos tuvieron que ser atendidos por personal sanitario, mientras que al menos una veintena ha logrado escapar.

Fuentes del Cuerpo Nacional de Policía han informado de que la embarcación quedaba encallada en la orilla de la playa.

De ahí han podido bajarse todos los ocupantes, que han comenzado a correr para evitar ser detenidos.