El programa de Bertín Osborne coloca el punto y seguido al arrollador arranque de esta nueva temporada de su programa de entrevistas ‘Mi casa es la tuya’. Con un comienzo fulgurante, tras dos exitosos viernes sucesivos, ahora toca turno a la tercera prueba de fuego con Miguel Ángel Revilla como protagonista. El tercer rubicón, la tercera reválida, para un inicio de temporada arrollador.

Lydia Lozano y Jesús Vázquez son dos profesionales mediáticos pero, a su vez, dos personajes que nada tienen que ver entre sí. Con vidas privadas muy distintas y con carreras profesionales de diferente matiz que sin embargo sí confluyen en una certeza irrebatible: el permanente éxito televisivo.

Ambos han sido los protagonistas respectivos de los dos primeros programas de una edición que se reviste de ciertas particularidades en tanto no se pueden -no se deben- grabar los programas ni en recintos cerrados ni, particularmente, en los domicilios de Bertín Osborne o de cada invitado semanal. ‘Mi casa es la tuya’ tiene un amplio personal de producción que dificultaría el cumplimiento de las normativas sanitarias en cuanto al distanciamiento físico.

Por tanto cada emisión de ‘Mi casa es la tuya’ se graba en los parajes y en los paisajes exteriores más del gusto de cada invitado. Es otra forma, alternativa, de afrontar las exigencias dimanadas de una situación pandémica que aún anda coleando con una peligrosidad manifiesta. Y, también en estos casos, el ejemplo debe cundir de cara a los muchísimos espectadores que son seguidores del programa de Bertín.

El programa dedicado a Jesús Vázquez ha dado un altísimo índice de audiencia. Jesús Vázquez es un presentador que cuenta con el respaldo de la mayor parte -de la gran mayoría- de los telespectadores. Posee lo que se conoce como telegenia. No todos cuantos aparecen en la pequeña pantalla la tienen (aunque sea un requisito no admitido por quienes no la poseen).

Jesús Vázquez se confesó en ‘Mi casa es la tuya’ sin remilgos. Sobre todo desveló el dolor que padeció en sus etapas más desagradables, por decirlo en términos suaves. Esta sinceridad humanizó aún más si cabe a quien lleva décadas en primera línea de batalla de su más que demostrada profesionalidad televisiva.

“No salimos a ningún lado”

Pues bien: el Bertín Osborne ya tiene nuevo invitado. De cara al próximo programa de este viernes día 18 del corriente mes de septiembre. Se trata del presidente de Cantabria Miguel Ángel Revilla. Acudirá junto a su mujer. Para comentar, entre otras muchísimas cuestiones, que hace quince años que “no salimos a ningún lado”.

Como escenario de grabación se apuesta -sin ningún tipo de riesgo- a caballo ganador. Porque el paisaje cántabro es una permanente belleza de necesaria recreación. Un edén del suelo patrio. Una gozada para la vista. Revilla se encontrará no sólo en la comodidad de su terreno sino que además sabrá moverse como pez en el agua.

Revilla es un personaje controvertido, que suma tantos admiradores como detractores. Más de los primeros que de los segundos. No tiene pelos en la lengua y usa expresiones directas, asertivas y contundentes. No a todos gusta, pero a muchos asombra.

De lo que no cabe duda es de su poder de atracción. Como comunicador. Que además mezcla con un fino sentido del humor que le reporta un plus de habilidad social. Es amigo de Bertín Osborne desde hace años y se presume que de nuevo hará prevalecer la sinceridad por encima de cualquier otra postura.

Charlarán ambos sobre la vida en general y sobre asuntos de actualidad en particular. Como puede ser el caso del rey emérito. La figura de Juan Carlos saldrá a la palestra sin tapujos tanto por parte del entrevistado como por la del entrevistador. ‘Mi casa es la tuya’ se emitirá este viernes 18 a las diez de la noche. Telecinco sigue apostando por el atractivo personal y la naturalidad de Bertín Osborne. O sea: continúa acertando.