Un hombre ha matado a su hija, de cuatro años de edad de un corte en el cuello. El suceso ha tenido lugar en la madrugada de este martes 15 de septiembre en el barrio de las Delicias de Zaragoza. La Policía Nacional ha detenido al padre de la pequeña como presunto autor de la muerte.

Todo comenzó el lunes, pasada las 23 horas. Vecinos de la zona alertaron de que una mujer estaba llorando y pidiendo gritos de auxilio en la calle Domingo de Ram de Zaragoza. Ante esto, una patrulla de seguridad ciudadana se personó en el lugar de los hechos.

Una vez allí, encontraron a la mujer en estado de shock, que sostenía a una niña en brazos inconsciente, según han informado fuentes de la Jefatura Superior de Policía en Aragón.

La menor se estaba desangrando debido al corte en el cuello, por lo que fue trasladada de urgencia al Hospital Materno Infantil de Zaragoza. Una vez en el centro hospitalario, la pequeña falleció.

El padre nigeriano desapareció por Zaragoza

Su padre, presunto autor de los hechos, había desaparecido. Fue entonces cuando varias patrullas de seguridad ciudadana de la Policía Nacional de Zaragoza comenzaron su búsqueda.

Sobre las una de la madrugada de este martes, el presunto autor, N.C.O., de 34 años, y de nacionalidad nigueriana, ha sido detenido en las inmediaciones de la calle de Domingo Ram. Una vez que fue pillado, fue puesto a disposición judicial, puesto que se le imputa de un presunto delito de asesinato. En el número 76 de esta calle vive esta familia.

Además de la niña fallecida, la pareja tiene otro hijo de un año y medio. Según han confirmado varios vecinos del edificio, donde vive la familia desde hace un par de años, el hombre detenido ha tenido varios conflictos en la convivencia con el resto de inquilinos.

Al lugar donde ocurrieron los hechos, acudieron también agentes de la Brigada Provincial de la Policía Científica de Zaragoza para recabar las pruebas pertinentes con el fin de esclarecer el crimen, cuyas circunstancias se siguen investigando.

Días después del crimen de Dusseldorf

El fallecimiento de la pequeña de Zaragoza se produce unos diez días después del duro crimen de Dusseldorf. El pasado 2 de septiembre cinco niños, de entre uno y ocho años, perdieron la vida a manos de su madre en la citada ciudad de Alemania.

En este caso, la presunto autora de los hechos se arrojó a las vías del tren, sufriendo grandes heridas, aunque posteriormente sería detenida por la Policía. Esto fue catalogado por los agentes como un intento de suicido.

La madre, de 27 años, no estaba en condiciones de prestar declaración ante las autoridades tras lo sucedido.

«No sabemos todavía exactamente lo que ha ocurrido, cuándo o por qué, solo que es una situación muy trágica». Lamentaba un portavoz de la Policía, Stefan Weiand, que no ha desvelado las causas exactas del fallecimiento de los cinco niños.