El Consejo de Ministros ha aprobado el ley de Memoria Democrática que, entre otras cosas, contemplará la extinción de la Fundación Franco.

La norma que arranca ahora su tramitación, avanza en la senda que ya abrió la ley de memoria histórica aprobada por José Luis Rodríguez Zapatero. Entre otras cosas, incluye una condena expresa del golpe de Estado militar de 1936 y la dictadura franquista.

Asimismo, recoge que será causa de extinción de fundaciones la apología del franquismo, lo que llevará a la ilegalización de la Fundación Francisco Franco.

A este respecto, también contempla que las personas u organizaciones que atenten, alienten o toleren prácticas en contra de la memoria democrática no podrán recibir subvenciones, bonificaciones ni prestarán ayudas públicas.

La vicepresidenta primera ya avanzó la semana pasada que esta iniciativa también servirá para poner en marcha un plan de exhumaciones sufragado con recursos públicos.

Además, a propuesta de Unidas Podemos, se contempla que los descendientes de los brigadistas internacionales puedan acceder a la nacionalidad española.

La Fundación

La Fundación Nacional Francisco Franco es una institución privada española, creada en 1976 y cuyos objetivos son difundir la memoria y obra del dictador Francisco Franco. El principal activo de la fundación es el archivo personal de Francisco Franco, que contiene unos 30 000 documentos (300 000 páginas) de carácter muy diverso.

Su actual presidente es Juan Chicharro Ortega, antiguo ayudante del rey Juan Carlos I. La presidencia de honor correspondía a Carmen Franco y Polo, la hija del dictador, hasta su fallecimiento.