La Audiencia de Granada ha condenado a doce años y medio de prisión a un hombre por abusar sexualmente de sus dos hijas menores de edad. Su mujer fue quien denunció los hechos cuando se percató de lo que estaba ocurriendo.

El procesado ha sido condenado como autor de dos delitos continuados de abuso sexual a menores de 16 años. Además, se le ha retirado la patria potestad durante cinco años y se le ha impuesto la prohibición de acercarse o comunicarse con las pequeñas por abusar de ellas.

Según consta en la sentencia, los hechos se remontan a una noche de noviembre de 2017, cuando la esposa del acusado dormía en la planta baja de la vivienda.

Una de las pequeñas, que en el momento de los hechos tenían 9 y 11 años, se fue a dormir con el procesado. Este la abrazó por detrás y restregó sus partes íntimas con ella. A la mañana siguiente, la madre notó que el pijama de la menor estaba mojado y con una mancha. La Audiencia de Granada considera probado que hechos similares se habían venido produciendo durante el año 2015.

A raíz de estos hechos la pequeña ha arrastrado una serie de problemas de salud, siendo tratada psicológicamente por estrés postraumático y depresión. Respecto de la otra hija menor, el procesado se comportaba de manera similar con ella cuando dormía en la casa familiar. También abusó sexualmente de ella. Al igual que su hermana, necesitó tratamiento psicológico por depresión y estrés postraumático.