Un total de 33 mujeres han sido asesinadas en lo que va de año por violencia de género, tras confirmarse los casos de Jerez de la Frontera (Cádiz) y Oviedo, que el Ministerio de Igualdad ya ha condenado.

Hasta la fecha, un total de 1.066 mujeres han sido asesinadas desde 2003, cuando se empezaron a recopilar datos.

Las dos últimas víctimas son una mujer de 57 años asesinada presuntamente a manos de su marido el pasado 10 de septiembre en Jerez y una mujer de 60 años asesinada presuntamente por su pareja en Oviedo.

Ninguna de las dos últimas víctimas tenía menores a su cargo ni existían denuncias previas por violencia de género.

Sobre las 7,50 horas del jueves 10 de septiembre, en el 091 de Jerez se recibían varias llamadas para informar de que en una vivienda de la calle Justicia se escuchaban voces y gritos fruto de una pelea que se estaba llevando acabo en su interior.

Una vez personados los agentes de la Policía Nacional en el lugar de los hechos, localizaron el cuerpo sin vida de una mujer de 53 años y detuvieron a un hombre de 55 años, al parecer pareja de la fallecida.

En el interior de la vivienda, los agentes comprobaron que la mujer había sido golpeada a martillazos hasta morir. Los agentes investigan los hechos como un crimen de violencia machista.

Además, el presunto asesino tuvo que ser trasladado al hospital al haberse tragado un bote de pastillas con la intención de quitarse la vida.

Tras ser atendido, el presunto autor de los hechos abandonó el hospital para esperar en un calabozo la sentencia judicial.

La Policía Nacional inició una investigación para esclarecer los hechos y descubrir la circunstancias del fallecimiento de la mujer.

Apoyo a las víctimas y a la familia

Tanto la ministra, Irene Montero, como la delegada del Gobierno en Violencia de Género, Victoria Rosell, han expresado su condena y rechazo ante ambos asesinatos, al tiempo que han mostrado su apoyo a familiares y amistades de las víctimas.

También lo han hecho la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, y la presidenta del Congreso, Meritxell Batet.