Matan a una mujer con discapacidad para robarle el dinero

La investigación comenzó el pasado día 16 de junio cuando una amiga de la fallecida acudió hasta el domicilio

Agentes de la Policía Nacional han detenido a un matrimonio, de 59 y 56 años, como presuntos coautores del asesinato de una mujer con focomelia en Benidorm (Alicante), al parecer por motivos económicos.

El hombre había trabajado para la víctima, que debido a su enfermedad carecía de piernas y brazos e iba en silla de ruedas.

Los detenidos supuestamente aprovecharon su relación laboral y de amistad con la víctima para cometer el crimen e intentaron disimular el hecho como un accidente. Además, robaron dinero en efectivo que la víctima guardaba en una caja fuerte.

La investigación comenzó el pasado día 16 de junio cuando una amiga de la fallecida acudió hasta el domicilio, ya que la víctima llevaba dos días sin contestar el teléfono. Cuando entró, encontró el cadáver, según ha informado la Policía Nacional en un comunicado.

La víctima sufría focomelia, una enfermedad consistente en una malformación de origen teratogénico que, en el caso de la víctima, le provocó ausencia de piernas y brazos y que fue ocasionada por un fármaco que tomó su madre durante la gestación, motivo por el cual cobraba mensualmente una pensión.

En un primer momento, se consideró su muerte como accidental, ya que la víctima, que vivía sola, fue localizada en el salón de su casa con el respaldo de la silla de ruedas eléctrica que usaba para desplazarse sobre su espalda.

Sin embargo, los golpes craneales analizados por el médico forense determinaron que no concordaban con el posicionamiento de un accidente fortuito en el hogar ni con la morfología de la silla. Así, los agentes cambiaron el rumbo de la investigación.

La víctima residía sola en Benidorm desde diciembre de 2019, lo que dificultó la investigación debido a que el círculo de amistades era reducido.

Finalmente, y tras entrevistas con gente de su entorno, se tuvo conocimiento que durante el mes de mayo había contratado a un hombre como asistente doméstico. Cuando preguntaron a esta persona por los hechos ocurridos, manifestó que no tenía conocimiento de ello e indicó que había vuelto a su domicilio en Lleida con su mujer una vez extinguido el contrato laboral.