La Junta espera que la Selectividad de septiembre se convoque «sin problemas»

La antigua Selectividad, «ha funcionado muy bien» en julio pese a la situación creada por el Covid-19

El consejero de Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad, Rogelio Velasco, ha destacado que la Prueba de Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad (PEvAU) en Andalucía, la antigua Selectividad, «ha funcionado muy bien» en julio pese a la situación creada por el Covid-19, toda vez que ha añadido que en septiembre –está prevista entre el 14 y el 16– «hay que seguir la misma metodología» y no espera «ningún problema».

En una entrevista a Europa Press, Velasco ha subrayado «el buen funcionamiento» de la Selectividad en julio, se celebró los pasados días 7, 8 y 9, para poner de relieve que con «la colaboración de la Universidad de Huelva (UHU), que era la coordinadora, y las consejerías de Salud, Administración Pública y Educación ha sido magnífico» pese a tener sus «miedos e inquietudes» por la pandemia.

Seguir la misma metodología

«Básicamente en septiembre hay que seguir la misma metodología», ha subrayado Rogelio Velasco, toda vez que ha añadido que en la próxima convocatoria «van a ser mucho menos alumnos» –en julio participaron un total de 51.479 estudiantes andaluces– así que «el proceso va estar mucho más controlado y no esperamos ningún problema».

Sobre el inicio de curso en la actual situación generada por el Covid-19, el titular de Universidad ha explicado que «como no se sabe qué va a ocurrir exactamente con la pandemia, las universidades andaluzas están preparadas para tres escenarios: que la enseñanza sea cien por cien presencial, que sea cien por cien ‘on line’ o que sea una mezcla», lo cual «nos da la certidumbre de que sea cual sea el escenario, las universidades van a ser capaces de responder ante el entorno en el que se encuentren, de manera que no sufra deterioro la calidad de la enseñanza y, además, los exámenes puedan celebrarse con la misma garantía de seguridad que cuando eran cien por cien presencial».

«Esto nos tranquiliza porque es cierto que durante este final de curso ha habido algunos problemas por falta de experiencia, y digo algunos porque en conjunto ha funcionado muy bien la universidad», ha abundado Velasco.

Tres meses de aprendizaje

En este sentido ha señalado que «ni los profesores ni los alumnos estaban habituados a impartir y a recibir clases por una pantalla ordenador ni a celebrar los exámenes con el mismo método. Eso en buena medida se ha superado porque han sido tres meses muy intensos de aprendizaje por parte de profesores y alumnos, de manera que han aprendido cómo se dan clases y como se reciben con un ordenador», ya ha destacado que «esto nos va a servir de formación y de elección por si eventualmente tenemos que utilizar intensamente de nuevo los métodos informáticos».

Por otra parte, y sobre la detracción de 135 millones de euros del remanente de las universidades públicas para destinarlo al fondo para afrontar los gastos de la Junta ante la crisis desencadenada por el Coronavirus, ha aclarado que los remanentes no afectados «son justamente ahorros acumulados durante el tiempo, eso es lo que hemos utilizado», para destacar que, además, «se ha pagado la deuda de la Junta con las universidades que ascendía a 125 millones».

Por otra lado, ha señalado que «es cierto que se han deducido 135 millones de los créditos iniciales que estaban en el presupuesto», eso «ha sido automáticamente un trasvase de recursos de los remanentes no afectados a los presupuestos relativos a las universidades, de manera que este año el gasto total de personal, más el gasto corriente, no va a sufrir ni un euro de recorte», al tiempo que ha añadido que «la intención, desde luego, es poner todos los recursos posibles de cara al presupuesto próximo».

«En mi opinión no pueden quejarse ni sindicatos ni profesores del trato que este Gobierno está dispensando a las universidades», ha manifestado Velasco, quien ha subrayado que en los dos años que llevan gobernando «se ha incrementado el presupuesto a las universidades un 14%». «Eso no había ocurrido nunca en la historia; un 14% es una barbaridad en dos años», ha concluido.