Cuatro años más para Espadas en Sevilla

Apuesta por que «el eje del mandato sea el acuerdo y el consenso» para que el Ayuntamiento sea una institución «útil, social y cercana»

El pleno de constitución celebrado este sábado por el Ayuntamiento de Sevilla para comenzar el nuevo mandato municipal se ha saldado con el socialista Juan Espadas revalidando la Alcaldía con el voto exclusivo de los 13 concejales del Grupo socialista, y su compromiso de «completar el salto cualitativo» que según ha defendido ha experimentado la capital andaluza desde su desembarco en el poder, mediante una gestión «útil, social y cercana».

El pleno, al que han asistido la ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero; el vicepresidente segundo del Congreso, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis; y el histórico dirigente socialista sevillano Alfonso Guerra, entre otros, ha comenzado con la constitución de la mesa de edad, con Jesús Gómez Palacios (independiente en la candidatura del PP) como edil de mayor edad y Amelia Velázquez (Ciudadanos) como concejal más joven, siendo después comprobadas las credenciales de los concejales de la nueva Corporación local, compuesta por 13 del PSOE, ocho del PP, cuatro de Adelante, cuatro de Ciudadanos y dos de Vox.

Después, cada uno de los concejales ha jurado su cargo, dándose la circunstancia de que los concejales de Adelante, –dos de Podemos y dos de IU–, lo han hecho «por imperativo legal» desde sus «valores republicanos y desde el respeto al jefe del Estado», tras lo cual la corporación local se ha dado por constituida y han sido leídas las candidaturas: la del socialista Juan Espadas como aspirante a revalidar el cargo de alcalde, del popular Beltrán Pérez, de Susana Serrano por Adelante Sevilla, Álvaro Pimentel por Ciudadanos y Cristina Peláez por Vox, defendiendo cada uno de ellos su candidatura.

En el caso de Cristina Peláez, ha manifestado que Vox ha desembarcado en el Ayuntamiento para promover «ideas y valores que los demás partidos han renunciado a defender o nunca han defendido» y proclamar «las verdades que nadie osaba decir», como que «los ciudadanos no necesitan que se les inocule una memoria histórica sesgada que con la excusa de cerrar heridas del pasado siembra rencores en el presente», que «la violencia no tiene género», que «es una aberración poner bajo sospecha legal a todas las personas de sexo masculino por haber nacido varones» o que «abortar es matar al ser humano mas indefenso que existe». «Hemos venido a romper tabúes y decir verdades incómodas, para quebrar los falsos consensos del pensamiento único y la corrección política», ha aseverado.

Pimentel, de su lado, ha señalado el compromiso de Cs por «defender los intereses de todos los sevillanos», avisando de que pasado ya el periodo electoral, «toca remangarse la camisa, dejar de buscar réditos partidistas y trabajar más por Sevilla y menos por los partidos». «Tenemos que ponernos las pilas», ha enfatizado, llamando a abrir «una nueva etapa de diálogo» en el que el consenso «esté siempre por delante del enfrentamiento». Sevilla siempre por encima de todo», ha dicho reclamando «un pacto» global para conformar «un modelo» de ciudad metropolitana, con especial atención a los barrios desfavorecidos.

Susana Serrano, por su parte, ha manifestando que Espadas podrá contar con Adelante Sevilla para promover «políticas transformadoras que beneficien a la mayoría social y medidas feministas», defendiendo que el recientemente aprobado Plan Estratégico Sevilla 2030 «coincide» con el programa electoral de la coalición de izquierdas, un documento que según ha dicho constituye el «horizonte» del mandato.

Además, ha avisado a Espadas de que el resultado electoral refleja que «la mayoría social de Sevilla apuesta por políticas progresistas», para las cuales el alcalde necesitará apoyarse en Adelante si no quiere acabar recurriendo a la derecha. Así, ha prometido una «oposición dialogante y constructiva».