Los barcos de cerco de Marbella vuelven a faenar

El objetivo es proveer alimentos ante la crisis sanitaria

Las ocho embarcaciones de cerco de la flota pesquera de Marbella (Málaga) han vuelto a faenar tras la parada biológica para «plantar cara a la emergencia sanitaria causada por el coronavirus y como actividad esencial dentro del estado de alarma», ha señalado el presidente de la Cofradía de Pescadores, Manuel Haro.

Las embarcaciones, amarradas en puerto desde el 1 de marzo para contribuir a la sostenibilidad marina y la regeneración de las especies, redoblan así los trabajos de la flota pesquera para proveer alimentos a los vecinos del municipio, ha señalado Haro a través de una nota de prensa.

El presidente de la Cofradía de Pescadores ha señalado que los vecinos del municipio «en estos momentos difíciles, pueden seguir confiando en consumir pescado fresco de la lonja de Marbella, apostando por una alimentación saludable y apoyando al sector pesquero y a las pescaderías locales de los mercados municipales y los barrios, muchos de los cuales están ofreciendo la posibilidad de la compra a través de teléfono y están sirviendo los pedidos a domicilio».

«Con todas las dificultades, nosotros estamos pescando y las pescaderías locales vendiendo. Nuestros vecinos siguen teniendo el pescado fresco de Marbella a su alcance», ha agregado.

Haro ha destacado la vuelta a la actividad de los barcos de cerco y el mantenimiento de las tres subastas habituales en la lonja de Marbella, pero ha asegurado que, con el cierre de restaurantes y hoteles por la crisis sanitaria, «la situación para la flota pesquera tradicional es crítica, muy difícil».

«Soportamos una caída de los precios de hasta un 60% que nos pone entre la espada y la pared. Seguimos pidiendo más implicación y medidas de apoyo a las administraciones», ha añadido.