Piden el regreso del estudiante detenido en Egipto «sano y salvo»

La Universidad de Granada se ha sumado a la declaración institucional de la Universidad de Bolonia para el retorno Patrick Zaki, estudiante y activista egipcio

La Universidad de Granada se ha sumado a la declaración institucional de la Universidad de Bolonia para el regreso «sano y salvo» a las aulas de Patrick Zaki, el estudiante egipcio del Máster Erasmus Mundus en Estudios de las Mujeres y de Género detenido en su país supuestamente por asuntos relacionados con su activismo por la igualdad.

«Estamos profundamente comprometidos con el regreso sano y salvo y lo más rápido posible de Patrick Zaki a Bolonia para que pueda retomar sus clases», ha informado la UGR este viernes 14 de febrero que reza en la declaración aprobada por la Universidad de Bolonia, a la que se ha adherido la institución académica andaluza, que coordina el Gemma.

El consorcio del Gemma ha convocado una concentración simultánea en las siete universidades que lo conforman para el próximo lunes 17, a las 18,00 horas. En Granada tendrá lugar en la entrada del Hospital Real, sede del Rectorado.

«Consideramos nuestra obligación asegurarnos de que el Gobierno italiano y la Unión Europea no dejen de poner todos los medios a su alcance para asegurar la vuelta de Patrick a nuestra comunidad», ha indicado la declaración institucional de Bolonia, a la que ha mostrado su apoyo este viernes, a través de un comunicado, la rectora de la UGR, Pilar Aranda.

«Por los importantes valores que distinguen a nuestra comunidad académica, tales como la libertad de pensamiento, la importancia del pensamiento crítico, la responsabilidad y el compromiso social, reiteramos firmemente la importancia de la protección de los derechos humanos y políticos”.

Estudiante en Bolonia, Zaki fue detenido, según el texto de esta iniciativa, a su llegada para unas vacaciones en el Aeropuerto de El Cairo.

Según el manifiesto que se leyó este pasado martes en una concentración para pedir su libertad en Granada, «tras muchas horas de interrogatorio sobre su trabajo y activismo en derechos humanos, fue finalmente trasladado a las oficinas de la Agencia de Seguridad Nacional en su ciudad natal, Mansoura, donde permanece detenido».