Vecinos de la barriada de Aguadulce, en Rota, han denunciando la situación que viven en los últimos días. Desde hace ya ocho días no tienen luz, algo que está afectando a más de un centenar de vecinos.

Endesa, proveedor del servicio, ha cortado el suministro por supuestos «motivos de seguridad», como asegura un perjudicado. «No podemos cocinar, tener calefactor para el frío…».

Muchos de los afectados son personas mayores que están desesperadas. Es el caso de Manolo, diagnosticado de apnea y que no puede dormir sin respirador. Ahora es la falta de luz lo que le quita el sueño. Porque ya son 8 días los lleva este matrimonio con el suministro cortado.

En la misma situación se encuentran muchas familias más en la barriada de Aguadulce. La compañía cortó el suministro de la luz alegando que la instalación corría peligro de incendio. Todo ello, a pesar de que la mayoría tiene contrato y paga sus recibos.

Ante tal situación, el único comercio de la barrida ha tenido que cerrar, pero no por el horario que impone la pandemia, sino por la falta de luz.

Los vecinos de Aguadulce han solicitado una reunión de urgencia tanto a la compañía eléctrica como al Ayuntamiento de Rota. Hasta entonces, no pueden separarse de sus linternas.