La Guardia Civil ha abierto investigación sobre el responsable del cuidado de un burro como posible autor de un delito de maltrato animal penado en el artículo 337 del Código Penal. Todo ello después de haberse rescatado al animal en mal estado en una parcela del extraradio de Almonte.

El animal acabó muriendo dos días después, dando conocimiento de todos los hechos al Juzgado de La Palma del Condado.

Según concreta la Benemérita en una nota de prensa, todo comenzó el 10 de noviembre. Ese día, agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) recibieron aviso de un ciudadano anónimo. En la llamada le comunicaban que en una parcela del extrarradio de Almonte había un burro tirado en el suelo desde hacía varios días, sin comida ni bebida.

Una vez en la zona, los agentes divisaron en una parcela sin vallar un burro, denominado como asnal, de sexo macho y raza andaluz; amarrado a una cuerda fija, a pleno sol, echado en el suelo decúbito lateral, en muy mal estado físico, con las pezuñas rotas, en claro estado de caquexia y sin ningún tipo de alimento, ni agua cerca.

Burro abandonado en Almonte

Por todo ello, se solicitó la colaboración de los inspectores veterinarios de la oficina comarcal agraria (OCA) de Almonte para levantamiento de acta sobre el estado del animal y poder ayudar con su destino.

Tras su reconocimiento, se observaron las dificultades del burro para poder levantarse y mantenerse. Además, el animal contaba con evidentes síntomas notables de estado de inanición y desnutrición. Finalmente, el animal encontrado en Almonte murió a los dos días.