El presidente de la asociación que representa al sector de las Industrias de la Carne (Aice) en Huelva, Luis González, ha asegurado que el sector prevé que las ventas de jamón ibérico, producto estrella en las fiestas de Navidad, caiga un 30 por ciento debido a la crisis económica derivada de la pandemia, toda vez que considera que las ventas para el canal hostelero sufrirá una caída del 50 por ciento.

En declaraciones a Europa Press, González ha remarcado que el sector afronta «con incertidumbre» el escenario que ha planteado la pandemia en estos momentos. Asimismo, ha recordado que durante el confinamiento las ventas cayeron en un 90 por ciento al suspenderse todas las celebraciones; ferias, romerías y eventos que suponen el principal mercado del jamón fuera de la campaña de Navidad.

De este modo, entre marzo y mayo se contabilizaron unas pérdidas del 90 por ciento; mientras que en entre los meses de octubre y noviembre la bajada de ventas ha sido entre el 45 y 50 por ciento.

Caída del consumo

Por su parte, González ha explicado que a la caída del consumo por la incertidumbre económica se suman las restricciones de movilidad y los aforos en las reuniones de personas; lo que tampoco contribuirá a la venta de este exquisito producto.

Además, González ha indicado que las ventas online han aumentado de manera significativa ya que «se ha pasado de no usar esta vía a ponerla en marcha» debido a la pandemia; al tiempo que ha subrayado que las tiendas especializadas y la hostelería son los principales destinos del jamón ibérico onubense en esta época del año.

Finalmente, ha señalado que el sector apuesta por la exportación pero, pese a las campañas impulsadas, el jamón ibérico sigue siendo en otros países un producto más propio de consumir en restaurantes que en las casas; por lo que también se nota el parón de la economía. Y por tanto «las exportaciones no pueden paliar la caída del consumo doméstico» interno en el país, ha zanjado.

Una Navidad diferente

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha insistido este martes 10 de noviembre en que el confinamiento domiciliario en España podrá evitarse si los ciudadanos dan «cumplimiento a las medidas» adoptadas por cada comunidad autónoma para frenar la evolución del coronavirus.

En una entrevista en ‘La hora de la 1’ de TVE, el titular de Sanidad ha destacado, «con toda la prudencia del mundo»; una «relativa estabilización de los casos» en los últimos cinco días. «Estamos alrededor de los 530 casos por 100.000 habitantes. Es un dato, dicho con prudencia, de estabilización interesante», ha repetido Salvador Illa.

En esta línea, y pese a que los datos de hospitalización y de fallecidos «van con decalaje y han registrado incrementos»; Illa se ha mostrado optimista respecto a las medidas adoptadas por los ejecutivos autonómicos. En algunos territorios, como Andalucía, «habrá que esperar dos semanas» para conocer el impacto de las disposiciones que entran en vigor esta semana.

«Queremos ser rigurosos en esto y evaluar el resultado de las medidas antes de tomar medidas más drásticas. Creemos que si se da cumplimiento a las medidas, podemos evitarlo», ha apostillado Salvador Illa.

Eso sí, pese a no recurrir por ahora al confinamiento domiciliario, el ministro ha dejado claro que la Navidad no será «igual que el año anterior», aunque su departamento intentará «que las familias se puedan reunir». Y que la gente pueda «celebrar actos religiosos.» «Vamos a ver cómo llegamos al mes de diciembre, pero vamos a tener que trabajar conjuntamente para ver qué recomendaciones y medidas tomamos», ha zanjado Salvador Illa.