China, país donde comenzó la pandemia, mantiene a día de hoy las medidas más estrictas del mundo para frenar los contagios. Por esta razón, un tuitero español, residente en el país, ha contando a través de un hilo en Twitter lo que ocurre cada vez que se detecta un brote.

Este pasado lunes 9 de septiembre tuvo lugar un brote en el aeropuerto de PuDong, en Shanghái (China), en el que un trabajador había dado positivo.

«Shanghai llevaba más de 6 meses sin un caso local de COVID-19. Ayer 10 de noviembre se notificó uno. Así es cómo los residentes de Shanghai nos informamos sobre el tema y actuamos en consecuencia», escribió el tuitero, bajo el pseudónimo de ‘Pu?al’.

«Por la mañana, llegan por WeChat y Weibo los primeros rumores. Se sabe que cerca del Aeropuerto Internacional de PuDong está pasando algo. Se oye que han cerrado algún barrio y hay gente que ha sido llamada a hacer tests», cuenta en el hilo.

«Efectivamente, hay rueda de prensa a las 6 de la tarde de la Comisión de Salud de Shanghai. Normalmente, lanzan reportes con casos importados por el aeropuerto cada 12 horas. La rueda de prensa parecía excepcional», dice el tuitero, que añade que «a las 17:27 ya hay artículos dando voz a dichos rumores. Se pueden seguir desde cualquier medio. En mi caso, yo tengo notificaciones activadas de Sina Weibo».

En menos de 24 horas se sabe todo acerca del brote 

Como era de esperar, el positivo se confirmó y las autoridades no tardaron en tomar medidas: «Rueda de prensa y se confirma. Ha habido un caso de un trabajador en el aeropuerto. Se da su nombre, edad, profesión, zona de acción y se indica dónde ocurrió dicho caso y qué zonas se han visto afectadas». Se informa del lugar del contagio: «Cualquier residente en Shanghai (China) puede entonces comprobarla y actuar en consecuencia», dice el tuitero.

«Va llegando información. Se ha testado a 26 personas. 23 han dado negativo, 3 a la espera de resultados. Se informa también de la gente que se ha puesto en cuarentena. Se puede seguir hasta por Twitter. Recordemos que el caso es de por la mañana», añade el tuitero, que alaba la efectividad del sistema chino.

«Sigue saliendo información según pasa el día. Al salir del trabajo, ya sabemos dónde estuvo el infectado, a qué hospital fue (en PuDong), cuándo (domingo por la tarde), por qué (fiebre) y qué le pasaba (CT y test)», dice.

«Las autoridades recuerdan que el uso de mascarillas es obligatorio en ciertos lugares como transporte público y elevan la zona afectada de peligro a nivel alto. Todo esto con un caso», destaca.

«Casi totalidad de la gente de nuevo con mascarilla»

Continuando con el hilo, este español cuenta lo rápido que se conoce la existencia del brote en la ciudad. «Cuando voy a jugar al fútbol con los colegas a las 8 de la tarde, todos sabíamos que había un caso, dónde, quién, cómo, cuándo y por qué. Hoy en la vuelta al trabajo en martes, casi totalidad de la gente de nuevo con mascarilla», señala.

«Se ha abierto un ‘topic’ para seguir el caso prácticamente al minuto en redes. Hoy martes por la mañana sigue llegando información: 1) 186 contactos cercanos aislados, 186 tests, 186 negativos. 2) 8717 trabajadores testados, ningún positivo. 3) 524 muestras ambientales recogidas, todas negativo», explica desde China.

«Es decir, un domingo por la tarde una persona llega infectada a un hospital en Shanghai, al día siguiente toda la ciudad sabe qué ha pasado y se crea un seguimiento absoluto para dilucidar qué hacer y cómo actuar a partir del mismo», resume este tuitero, que añade que «este nivel de información, sin embargo, es el que se necesita para alertar a la población, pues nuestro comportamiento en respetar distancias o poner mascarillas ayuda y mucho a detener el virus», termina.