Nace el ‘Domund del Coronavirus‘ para colaborar con las misiones. El 18 de octubre se celebra el día internacional en el que toda la Iglesia reza especialmente por la causa misionera. Y organiza una colecta para colaborar con ella. En el Domund se recuerda la implicación de todos los cristianos en la misión de la Iglesia.

Bajo el lema Aquí estoy, envíameel Domund de este año se celebra en un contexto de crisis sanitaria y económica mundial. En estas circunstancias se ha puesto de manifiesto que el papel de la Iglesia es crucial para los más necesitados en países de África, Asia y América.

Allí la Iglesia está en primera línea en la lucha contra el Coronavirus, la pobreza y el hambre. El Domund es una oportunidad para apoyar su trabajo, y conseguir que las diócesis puedan seguir abiertas en esta crisis sanitaria.

Esta situación urge a los cristianos a hacer más patente, si cabe, su compromiso con la misión en este Domund. En la misión, cada año, desde España, unas 10.000 personasespecialmente jóvenes, dedican el tiempo de sus vacaciones a hacer una experiencia misionera. En muchos casos esto se convierte en un voluntariado recurrente, y de mayor duración. En España, en la actualidad, hay 1.631 voluntarios en las delegaciones diocesanas de misiones, y en las parroquias, trabajando en la sensibilización misionera, y en el funcionamiento de la «misión de retaguardia».

La diócesis de Cádiz

En nuestra diócesis tenemos en la actualidad a 43 misioneros repartidos entre América, Asia, África y Europa. Este año debido a la pandemia del Coronavirus han tenido que pasar más tiempo en España de lo que hubieran deseado y su actividad en los territorios de misión se ha visto mermada por el descenso de las ayudas económicas.

Entre las actividades diocesanas para la celebración del Domund destaca la Eucaristía del domingo 18 de octubre, a las 12.00 horas, que será presidida por el obispo diocesano, Mons. Rafael Zornoza, en la Catedral de Cádiz. Además, se han enviado a las parroquias y centros escolares unos materiales para celebrar en las catequesis la Vigilia de la Luz.

Por último, otra novedad de este año es que el 18 de octubre, a las 20.00 horas, un grupo de misioneros diocesanos se conectarán a través de internet, desde sus territorios de misión (México, Tanzania, Camerún, Israel, Francia, Perú, Kenia, Zimbabue, Cabo Verde…) para contar su experiencia misionera y responder a las preguntas de todos aquellos que se conecten a través de los enlaces que el Secretariado Diocesano de Misiones irá anunciando, a través de sus redes sociales (Facebook: MisionesCadizyCeuta / Twitter: @misionesdecadiz / Instagram: misiones_cadiz_y_ceuta), en los próximos días.

En este Domund del Coronavirus, que tu donativo no se quede en casa

La cooperación económica es otra forma de colaborar activamente con la misión. Con el donativo, también somos misioneros. ¿Cuál es el destino? Los Territorios de Misión.

Hay zonas del mundo donde la misión de la Iglesia se encuentra con serias dificultades para seguir adelante por falta de medios personales y económicos. Son los «Territorios de Misión». El Papa cuenta con Obras Misionales Pontificias para sostener esta presencia y labor de la Iglesia a través de la colecta del Domund.

La emergencia sanitaria ha provocado que no se puedan hacer las colectas con normalidad en las misas y los colegios. Por ello, desde Obras Misionales Pontificias se recuerda que existen muchas formas de colaborar, más allá de las vías habituales.

•        Por Bizum00500

•        Por transferencia: Destinatario. Obras Misionales Pontificias ES24 0075 3030 00 0602016529 (Banco Santander)

•        Por teléfono: 91 590 00 41 (9:00-14:00)

•        Por la web: Tarjetas de crédito y Paypal www.domund.es

Además de la colaboración personal y económica, hay otra forma de unirse a la misión universal de la Iglesia: la cooperación espiritual. Santa Teresita de Lisieux, patrona de las misiones, demostró que no hacía falta salir de un convento para ser una gran misionera. Este tipo de colaboración se concreta en la oración y el ofrecimiento de los sufrimientos de cada día por la evangelización del mundo. Todos los cristianos están llamados a unirse a ella, a través de lo que se conoce como «la comunión de los santos».