Muere la primera persona reinfectada de Coronavirus. Se trata de una mujer holandesa de 89 años que formaba parte de un reducido grupo de pacientes conocidos en el mundo que se han reinfectado con SARS-CoV-2, 25 en total.

La mujer reinfectada fallecía por los efectos de la segunda vez que se contagio de Coronavirus, que se vieron agravados por una forma rara de cáncer de médula ósea que padecía. Según explica viróloga Marion Koopmans, la paciente tuvo que ser ingresada en el hospital en la primera ola de contagios. Todo después de desarrollar síntomas como fiebre alta y tos fuerte. Sin embargo fue dada de alta a los cinco días y dio negativo en dos PCR a los que fue sometida después de que desaparecieran los síntomas.

La mujer reinfectada padecía también una enfermedad conocida como Macroglobulinemia de Waldenström, una forma rara de cáncer de médula ósea. Por ello su sistema inmunológico llevaba meses afectado por ello. Dos meses después de superar el Coronavirus-19, la mujer empezó nuevas sesiones de quimioterapia, y retomó su actividad.

Fiebre, tos y sin poder respirar

Pero pronto, la mujer empezó a tener fiebre nuevamente, a toser y a sentir que no podía respirar, por lo que volvió a ser ingresada en el hospital. Nuevamente fue sometida a una PCR, en la que dio positivo. En cambio, dio negativo en dos pruebas serológicas que se le hicieron para detectar si tenía anticuerpos contra el virus en su organismo.

Cuando la paciente llevaba ya ocho días en el hospital, su salud empezó a deteriorarse de forma drástica y a las dos semanas falleció. El personal médico ha indicado que «seguramente haya fallecido al final a causa del Coronavirus.

La viróloga Koopmans indica que hay alrededor de 25 casos de reinfecciones conocidos en todo el mundo, y en la mayoría de los casos se desarrollaron síntomas menos graves que durante el primer contagio. Así, los científicos asumen que las reinfecciones siguen «siendo excepciones», aunque Koopmans cree que «habrá más». Sin embargo matiza que «la pregunta importante sigue siendo si esto es algo típico del Coronavirus». Ya que en muchos casos el segundo contagio tuvo lugar tan solo dos meses de la primera infección.

No salir de casa

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha expresado su preocupación por el aumento de casos de Coronavirus en regiones como Europa y América. Y advierte de que ante la grave situación, a algunos países no les quedará más remedio que hacer confinamientos locales.

«Llegado cierto punto no hay otra cosa que hacer que dar órdenes de quedarse en casa para ganar tiempo y usarlo para elaborar planes, preparar a los trabajadores sanitarios y mejorar los test», ha defendido el experto, al tiempo que ha sido comprensivo con la «frustración» que sienten muchos países que ven como los casos de Coronavirus vuelven a dispararse de nuevo.

Tedros Adhanom Ghebreyesus recuerda en rueda de prensa que dejar que la gente se contagie. Y conseguir así la inmunidad de grupo sigue sin ser una opción defendible.  Teniendo en cuenta que en la mayoría de países menos del 10% pasó la enfermedad . «Dejar que el virus circule llevará a infecciones, sufrimientos y muertes innecesarias«, ha aclarado, señalando que este método plantea «problemas éticos».

Además, el experto etíope indica que todavía no se ha dado con una vacuna eficaz y tampoco hay estudios suficientes para confirmar cuánto dura la inmunidad de las personas que ya han pasado el Coronavirus. Y si ésta es igual en todos los individuos. «Permitir que un virus tan peligroso circule libremente no es ético y simplemente no es una opción», ha concluido.