España no volverá al nivel de paro previo al Coronavirus hasta 2026. El Fondo Monetario Internacional ha revisado sus previsiones económicas y presentan un panorama muy oscuro para nuestro país. La española tiene el peor pronóstico entre las economías desarrolladas, ya que han previsto casi un 13% de retroceso, mientras el resto de economías mejoran sus previsiones.

También España será el país con una recuperación más fuerte en 2021, por encima del 7%, aunque muy lejos de recuperar el terreno perdido. La tasa de paro este año según el FMI, se disparará casi hasta el 17%. Es la más alta de la zona euro, solo por detrás de Grecia. El FMI no descarta que puedan empeorar esas previsiones y cree que España no recuperará sus datos de paro previos a la pandemia de coronavirus hasta 2026.

El organismo presidido por Kristalina Georgieva considera que la tasa de paro de España cerrará este año en el 16,8%, frente al 14,1% observado en 2019. Para 2021, la previsión es que también cierre del año situada en el 16,8%. Todo ello se desprende del informe ‘Perspectiva Económica Mundial’, publicado este martes.

Las vulnerabilidades financieras del sistema, que ya eran elevadas antes de los primeros brotes de Coronavirus, no han hecho otra cosa que incrementarse desde entonces. Esto puede llegar a suponer un freno a la recuperación y conducir a la economía a un escenario más adverso en el que quiebras generalizadas lleven a un reapreciación del riesgo de crédito. Así como al endurecimiento de la concesión de préstamos, empeorando las condiciones financieras, según señala el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Paro en España

El paro se redujo en España 26.329 (-0,69%) personas en el mes de septiembre, hasta un total de 3.776.485 desempleados según los datos registrados en el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE). A pesar de esta mejora en el mercado de trabajo y de que se produjo en un mes tradicionalmente malo para el empleo, estas cifras aún quedan lejos de los niveles de febrero. Antes de que el Coronavirus paralizara parte de la economía, el paro afectaba a 3.246.047 personas, es decir, a 530.438 menos que ahora. Las últimas cifras también contabilizan a 696.774 parados más que en septiembre del año pasado.

Por otro lado, el número medio de afiliados a la Seguridad Social subió en 84.013 personas en septiembre. Se situó en un total de 18.876.389 personas, todavía sin recuperar los niveles de ocupación de antes de la pandemia (19.250.000 afiliados el pasado febrero) y con aún 447.062 cotizantes menos que en el mismo mes de 2019.

En concreto, desde Asempleo calculan que desde finales de abril ya se han creado alrededor de 310.000 puestos de trabajo. Aunque actualmente hay en España más de 530.000 personas menos trabajando que antes de que estallara la pandemia. «En resumen, la tendencia positiva del mercado de trabajo es esperanzadora, si bien queda aún mucho camino por recorrer para recuperar todo el empleo perdido», señala el presidente de Asempleo, Andreu Cruañas.

Evolución positiva

Desde CEOE también recalcan «la evolución positiva» y valoran «el enorme esfuerzo del sector empresarial y las personas trabajadoras por recuperar la normalidad económica y la vuelta a la actividad, en un entorno de gran incertidumbre». «Sin embargo, no se puede obviar que en un año el desempleo se ha incrementado en 696.774 personas y hay 447.062 afiliados menos, habiéndose perdido en los momentos más críticos de la pandemia 947.896 afiliados, de los que entre mayo y septiembre se han recuperado 447.367», añaden desde la patronal.

A estas cifras habría que sumarle la de 728.909 personas que siguen incluidas en un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), a pesar de que representan 83.529 personas menos que un mes antes. Desde el Ministerio de Seguridad Social subrayan que tres de cada cuatro personas incluidas en ERTE durante la pandemia han salido de esta situación. En el comunicado del Gobierno se destaca que es la mayor subida en este mes desde que hay registros, pero cabe recordar que la destrucción de empleo durante los meses de pandemia alcanzó un total de 1,5 millones, con lo cual, se parte de umbrales muy bajos.