La Policía Nacional ha detenido en Jerez de la Frontera (Cádiz) a un hombre de 33 años como presunto autor de un delito de quebrantamiento de condena. Además pesa sobre él un delito de robo con violencia e intimidación. También ha sido detenida la mujer que le acompañaba de 31 años como presunta autora de un delito de atentado contra agente de la autoridad. El detenido es uno de los presuntos autores del robo con violencia a una vendedora de la ONCE de Jerez.

Según informa la Comisaría Provincial en una nota, el presunto ladrón se encontraba en paradero desconocido desde marzo de 2020. Fecha en la que salió de prisión para disfrutar de un permiso penitenciario. Sin embargo, no regresó al citado centro para cumplir la pena privativa de libertada a la que había sido condenado en 2009.

Durante el tiempo que ha estado prófugo de la justicia, el ahora detenido ha continuado con su modus vivendi. Ha sido responsable de la comisión de varios delitos en Jerez, entre ellos el robo con violencia a una vendedora de la ONCE el pasado 19 de agosto en la barrida de Icovesa. Hecho por el que su presunto cómplice ya se encuentra en prisión preventiva.

La investigación realizada ha permitido descubrir que el presunto autor del robo se encontraba oculto en Jerez de la Frontera alternando continuamente sus lugares de pernoctación en diferentes viviendas y fincas ocupadas, a la vez que cometía los delitos.

Tal como adelantó en primicia EL MIRA, el investigado fue localizado en la mañana del 9 de septiembre en un área de servicio de la ciudad de Jerez, conduciendo un turismo en compañía de una mujer.

La policía arriesgó su vida para detener al ladrón

Los agentes de la Unidad de Prevención y Reacción le dieron el alto policial indicándole que se detuviera, haciendo este caso omiso e introduciéndose rápidamente en el vehículo. Así, dejó fuera a la mujer que le acompañaba, cerró el cierre centralizado e introdujo la llave de contacto con intención de arrancarlo.

Uno de los agentes pudo introducirse por la ventanilla del asiento del copiloto y agarró la mano del ladrón con la llave de contacto.

Sin embargo, el mismo logró arrancar el turismo y desplazarse una decena de metros con el agente colgando en marcha con más de medio cuerpo fuera del habitáculo. De ese modo puso en serio riesgo la vida e integridad del policía, hasta que este finalmente, logró quitar la llave del contacto y detener el vehículo.

Al percibir que la vida de su compañero corría un riesgo claro y evidente, otro de los agentes se vio obligado a fracturar la ventanilla del conductor con su defensa reglamentaria.

Aún así, el ladrón de la cuponera ejerció un alto grado de violencia lanzando todo tipo de golpes, puñetazos, patadas y cabezazos contra los agentes, resistiéndose a salir del coche hasta que pudo ser extraído del mismo y reducido para poder proceder a su detención.

En esos mismos instantes, la mujer que acompañaba al varón y de la que pretendía prescindir en su huida, atacó a los agentes por la espalda, propinándoles todo tipo de golpes.

Por todo ello, fue reducida y detenida como responsable de un delito de atentado contra agente de la autoridad. Seguidamente fue conducida en compañía de su pareja a las instalaciones de la nueva Comisaría de Jerez en la Avenida de la Universidad.

Policía heridos

Como consecuencia de las acciones violentas de ambos detenidos, cuatro agentes de la Policía Nacional resultaron afectados con distintos grados de contusiones, golpes, cortes y hematomas.

El más afectado sufre la fractura de uno de los dedos de su pie derecho que le obliga por ahora a encontrarse de baja laboral.

El titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Jerez de la frontera ha dictado el inmediato ingreso en prisión comunicada y sin fianza para el varón detenido. La mujer ha quedado en libertad con cargos a la espera de juicio.