La finalización del confinamiento tras semanas y meses de negocios cerrados trae consigo la pillería para lograr recuperar ingresos y salvar sus bares y restaurantes. Los tickets cada vez traen líneas con servicios y productos que antes no se cobraban. Es el caso de hasta cobrar por el uso de un cuchillo para cortar un filete de entrecot. Nada más y nada menos que 12 eurazos.

Durante este verano se han hecho virales muchos tickets de bares. Algunos hasta cobran un suplemento por el hielo. Pero el remate de todos los remates, lo nunca visto, era que cobraran por el uso de un cuchillo para cortar la carne.

En un restaurante, uno de los comensales ha pedido un cuchillo para cortar el entrecot. Pero la sorpresa ha llegado con la llegada del ticket de la cuenta. Lo leen y no daban crédito. Debían pagar un suplemento de 12 euros por haber utilizado un cuchillo. Un utensilio necesario para cortar el filete. ¿Cómo se lo iba a comer? ¿Se podía llevar un cuchillo de casa?

Al final hubo final feliz, a pesar de haber desfilado los responsables del local por el filo del cuchillo, nunca mejor dicho. Los clientes se quejaron de la inclusión del suplemento. Finalmente decidieron retirar el recargo, el cual suponía más del 28% del precio total de la comida.

180 euros por la sangría, más cara que las gambas y la parrillada

Esta situación se hizo viral, y no es para menos. Ocurrió en Formentera, donde un grupo de amigas recibió la cuenta de una comida en un bar donde no pudieron escapar de pagar «180 euros por la sangría».

En verano llegan las famosas clavadas de los chiringuitos de playa. Quien acude a un chiringuito o restaurante que merece la pena ya sabe que va a tener que rascarse el bolsillo, pero no hasta el punto del  bar-restaurante de Formentera. La cuenta no tardó en viralizarse en redes.

Cuenta ticket bar
Ticket de la comida

El grupo de amigas compartió este ticket. El total supera los 600 euros. Pero, lo que más llama la atención es que solo tres consumiciones de sangría les salen 180 euros. Ha salido más barata la parrillada de pescado, por 50 euros, o las gambas con 45, que la propia sangría. Cada vaso ha salido a 60 euros cada uno.

La comida que estas mujeres no olvidarán tuvo lugar el 11 de agosto. En julio la sangría costaba 25 euros, pero en plena temporada los precios suben. La llegada de la ‘nueva normalidad’ ha sido aprovechada por muchos propietarios de estos locales, quienes han decidido disparar los precios.

¿Agua del Nilo? 16 euros por dos botellas de agua

La sangría no era lo único que les costó a precio de oro. Pidieron dos botellas de agua llegando a abonar ocho euros por cada una. Además, también consumieron cuatro cerverzas. ¿Su precio? 5,50 euros la unidad.

La ensalada de aguacate a 30 euros y cuatro paellas a 45 euros cada plato. Casi nada. Sin duda, estas amigas no olvidarán ni la cuenta final de 600 euros que abonaron religiosamente ni la isla de Formentera.

También hay tickets que nos hacen reír al pedir la cuenta

¡También es viral! Los tickets de los bares son muchas veces tierra de nadie para la escritura. Así ha sucedido en un bar de Córdoba que incluyo en uno de sus tickets un curioso mensaje.

ticket cuenta bar restaurante

La cuenta, con un coste total de 33,40 euros incluye tapas y bebidas: cervezas, Aquarius y una Fanta. Pero, también un suplemento sin coste: “Vaya mierda de datáfono”. El tuit colgado el lunes 29 de junio con la fotografía del ticket se hizo viral.

También, tickets de cuentas de bares vengativos

Y lo último que quedaba por ver. Suplemento extra ¡por tocar los cojones! Esto ha ocurrido en un bar de Vizcaya, el bar Eguzki. Un grupo de amigos quedó para comer como hacían habitualmente. La sorpresa y lo diferente a otras ocasiones llegó al recibir la cuenta en la mesa.

Deberían pagar unos 12 euros, pero el precio final era de 22,50 euros. ¿Qué había pasado? La cuenta se había incrementado con el suplemento «por tocar los cojones». Los clientes entendieron que era una broma. La camarera llegó a advertir ante la gran repercusión de la iniciativa que querían sorprender a uno del grupo que siempre está contando chistes.