Un traductor de Cruz Roja facilita la huida a 17 inmigrantes

La Guardia Civil señala que el traductor de Cruz Roja no colaboró con los agentes tras producirse la fuga

Diecisiete de los 23 inmigrantes llegados en patera a la Región de Murcia, y que permanecían en el pabellón Cabezo Beaza, en Cartagena, se han fugado este jueves. Según la Delegación del Gobierno, habrían forzado el candado de la puerta trasera. El traductor de Cruz Roja es el principal investigado y sospechoso de haberles facilitado la huida.

Se trata de un intérprete de origen magrebí que se ocupa en la ONG de traducir a las personas llegadas en patera. Según fuentes consultadas, este empleado de Cruz Roja facilitó la fuga a 17 argelinos con su propia conducta.

Los inmigrantes, que arribaron hace tres semanas, se encontraban en el pabellón tal y como estableció la Consejería de Salud. Según comunicó la autoridad gubernativa en materia de sanidad, la puerta había sido reforzada para evitar fugas.

La huida se produjo sin que el personal de seguridad privada contratado por la Consejería de Salud y que se encontraba en el interior del pabellón, pudiera advertir la situación. Tampoco pudieron avisar a los agentes de la Guardia Civil que se encontraban en el exterior de la instalación.

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, en colaboración con la Policía Local, ya han localizado a siete de ellos y continúan trabajando para hallar al resto.

Desde la Guardia Civil señalan que el traductor de Cruz Roja no colaboró con los agentes tras producirse la fuga. Incluso molestó y se enfrentó violentamente a varios guardias civiles, forcejeando y golpeando,  teniendo que acabar detenido».

El traductor de Cruz Roja, de 20 años de edad, fue trasladado a la Comisaría de la Policía Nacional, siendo puesto en libertad con cargos. Está acusado de un delito de atentado a agente de la autoridad.

Desde Cruz Roja, manifiestan en su defensa, que en ningún caso facilitaron la huida de los inmigrantes.

DESALOJARON A NIÑOS CON AUTISMO PARA ACOGER A INMIGRANTES

Un total de 36 personas, entre niños, terapeutas y voluntarios, se trasladaban de madrugada desde su centro en el polígono Cabezo Beaza, en Cartagena, hasta las instalaciones en el colegio Villalba, según informó Nani Martínez de Haro, presidenta de la Asociación para personas con Trastorno del Espectro Autista de la Región – Asteamur.

POSITIVO EN COVID-19

Respecto al inmigrante que ha dado positivo en el último test PCR, la Delegación del Gobierno ha pedido al Ejecutivo regional de Murcia que determine si va a establecer una nueva cuarentena para inmigrantes que han tenido contacto directo con él, ya que el periodo de aislamiento ordenado por la Consejería de Salud hace 14 días «ya ha concluido».