La policía inmoviliza a una persona de color y se lía en plena calle

«Soy negra inmigrante y jamás la policía me ha tratado mal, es que soy una ciudadana que cumple con las normas»

Cualquier actuación policial que lleve a la detención de personas de color o inmigrantes va estar controlada al milímetro desde la muerte de George Floyd que ha conmocionado al mundo y provocado miles de manifestaciones en todo el planeta. En España el momento tenía que llegar, y ha ocurrido en el barrio madrileño de Lavapiés este pasado viernes.

El incidente ha sido filmado por el móvil de un ciudadano, y difundidas por Twitter donde se ha viralizado. En las imágenes se observa a varios policías en un rincón de la Plaza Nelson Mandela, tratando de introducir en un coche patrulla a una persona de color, quien se resiste con gran virulencia a entrar en el vehículo, y forcejea incluso tirando una moto policial. Los agentes logran reducirle en el suelo y entonces comienzan los gritos de los presentes, al recordar las imágenes al reciente hecho en Minnesota, Estados Unidos.

Ciudadanos increpan a la policía, tras ser el detenido inmovilizado en el suelo, y un policía cargar sobre él su peso presionando con la rodilla, pero no en el cuello como en el caso de Floyd, sino sobre la espalda.

Una joven incluso intenta acercarse al detenido, pero es interceptada y empujada por los agentes. Finalmente el detenido fue llevado a Comisaría sin mayores incidentes y sin lesiones.

Tras los múltiples mensajes que manifiestan esta acción como violencia policial y la comparan con la tragedia en Minneapolis, incluido desde el ex-líder de Podemos y ahora en Más País, Íñigo Errejón, desde la asociación de policías JUPOL señalan que «los Policías fueron reuqeridos por los vecinos que llamaron al 091 por la actitud de una persona aparentemente ebria, mostrándose muy violenta, siendo  reducida y detenida sin lesión alguna».

Además, muchas son las personas que han achacado que se utilice una detención de una persona que estaba siendo violenta y agresiva con fines políticos, y comparándolo con un caso que no tiene nada que ver. Además, gran número de personas, incluidas de color e inmigrantes han defendido a la policía, e indican que en España no son víctimas de ese racismo que muchos quieren hacer ver, como la influencer y presentadora Liz Emiliano: «Soy negra inmigrante y jamás la policía me ha tratado mal (es que soy una ciudadana que cumple con las normas). Lo que no se puede hacer es delinquir e irte de rositas. La policía hace su trabajo sin distinción alguna. Soy vecina de Lavapiés, sé lo que digo». En otros casos: «En Lavapiés han pillado un muchacho que se dedicaba a robar a gente mayor y agredir y lo llaman violencia y racismo institucional. Donde yo, si robas a la gente mayor, se le llama «que rece porque le pille la policía mientras lo hace y no alguien de aquí».»