Alejo y Álvaro Giménez desconfinan al Cádiz

Los amarillos logran empatar un encuentro en el que fueron claramente inferiores a su rival

El Cádiz Club de Fútbol le retomó el pulso a la competición con un peleado empate ante el Rayo Vallecano, que completó un buen encuentro en Carranza gozando de varias ocasiones de gol. Los cadistas, que también tuvieron sus opciones, se mostraron más incisivos ya por detrás en el marcador. Primero marcó Trejo y después Álvaro Giménez.

Los primeros compases del duelo fueron bastante fríos sin lugar a dudas el ambiente contagió a los equipos, sobre todo a los cadistas, que tenían su primera toma de contacta con la nueva situación algo que el Rayo ya comprobó en su feudo hace pocos días.

Con el paso de los minutos el duelo ya fue ganando en intensidad, aunque no se producían acciones destacables ni de peligro. Poco a poco el Rayo Vallecano iba presentando sus credenciales mientras que los cadistas intentaban elaborar algo más el juego.

Superado el cuarto de hora el encuentro se fue animando, ya que los equipos empezaban a llegar a la línea de fondo y en algún caso los porteros comenzaban a aparece. David Gil salió de puños para despejar un centro peligroso por la izquierda del ataque visitante.

El conjunto de Paco Jémez parecía que se encontraba más cómodo sobre el tapete de Carranza y el excadista Álvaro García hizo de las suyas con dos peligrosas internadas, la primera por el centro y la segunda por banda.

Para más detalles, en el 22’ Álvaro probó fortuna desde la frontal, pero su disparo se marchó desviado a la izquierda de Gil y la segunda acción fue más peligrosa y también un tanto surrealista, ya que Edu Ramos chocó con el colegiado Saguez Oscoz y perdió la bola justo en la medular del campo y montó una fugaz contra que acabó en corner tras potente disparo de Álvaro García.

El conjunto cadista, por su parte, respondió con una rápida llegada hasta línea de fondo de Salvi que sacó sobre la línea un medido centro que cazó Dimitrievski antes de que fuese rematado por Nano Mesa.

Los cadistas tuvieron una clara ocasión en el tramo final del primer acto con una rápida contra llevada por Álex y Salvi, que acabó rematando entrenado con todo desde atrás de Alberto Perea, pero el potente golpeo lo sacó un zaguero.

Álvaro Cervera movió el banquillo justo antes e inmediatamente después del descanso, la primera sustitución fue obligada por la lesión de Quezada, dando entrada a Faly, y en la reanudación del juego hizo un doble cambio para dar más mordiente al ataque con Choco y Alejo.

Pero fue el Rayo Vallecano el que golpeó con dureza en el 52’, para hacer el primer gol del partido. Trejo cogió el balón en la medular y fue progresando ayudándose de Luna para acabar plantándose delante de Gil para batirlo por bajo.

El encuentro entró en una fase sin dominador claro en la que los cadistas estaban obligados a llevar el peso siendo los de Jémez los que salían con peligro a la contra. El Choco Lozano se revolvió en la frontal para soltar un latigazo que se marchó alto, mientras que la respuesta rayisa fue una peligrosa internada con disparo final de Juan Villar, otro excadista, que resolvió bien colocado David Gil.

Los chicos de Cerverea no se rindieron y en los compases finales del duelo se fueron arriba para lograr nivelar el partido en una acción rápida del Choco Lozano y Álvaro Giménez, el primero asistía al segundo, que no dudó para marcar por bajo ante la salida de Dimitrievski.

El epílogo tuvo más emoción ante el empuje cadista y la expulsión de Jony, pero finalmente el marcador no se volvió a mover a pesar de que Iván Alejo tuvo en el último suspiro el tanto de la victoria en una ventajosa contra que no acertó a gestionar.