Mató a su mujer en Cádiz y ahora a otra en Córdoba

El presunto agresor estaba en libertad condicional tras una condena por asesinato en 2002

El varón hallado muerto este viernes junto a su pareja brasileña en Córdoba, ambos con heridas de arma blanca, estaba en libertad condicional tras haber ido a prisión por el asesinato de su expareja en Algeciras en 2002. Además de las heridas con cuchillo, se ha producido en la vivienda de ambos un incendio, concretamente en la calle Espejo Blancas.

Las primeras investigaciones apuntan a que se baraja como la posibilidad más evidente la de un caso de violencia de género. El hombre ya contaba con antecedentes por este tipo delito.

En octubre de 2017 un juez de Vigilancia Penitenciaria le concedió el tercer grado y, posteriormente, en febrero de 2018, le fue concedida la libertad condicional, régimen en el que se encontraba actualmente, encontrándose en la fase final de la condena, que expiraba en 2020.

Fuentes del Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) han precisado que la mujer fallecida «no era usuaria» del servicio que presta dicho instituto. La Policía Nacional, que no descarta ninguna hipótesis.

Emergencias 112 Andalucía ha recibido el aviso sobre las 11:00 horas de la mañana. Hasta el lugar han acudido dotaciones de Bomberos del Parque Municipal, el Cuerpo Nacional de Policía, la Policía Local y la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias. Son los servicios sanitarios quienes han confirmado al 112 el fallecimiento de dos personas.

ASÍ FUE EL ASESINATO EN 2002

El 10 de abril de 2002 el hombre acudió acompañado de su madre al domicilio conyugal en la barriada algecireña de La Piñera. La intención era arreglar unas desavenencias matrimoniales, ya que ella había expresado en varias ocasiones su intención de separarse y marchar a vivir con otro hombre con el que mantenía una relación sentimental.

La conversación concluyó con la idea de iniciar los trámites de separación, haciéndose la madre del hombre cargo de la hija mayor de ambos y quedando los dos menores bajo custodia de la esposa.

No obstante, el hombre dejó a su madre en el domicilio de ésta y volvió a la vivienda conyugal de La Piñera donde, según el escrito de acusación, la estranguló, presumiblemente con el cable de la plancha. Posteriormente acudió al domicilio de un vecino, a quien le contó lo sucedido y anunció su intención de suicidarse, aunque finalmente se trasladó a la Jefatura de la Policía Local donde se reconoció autor de la muerte de su esposa.