Rebajan la fianza impuesta al novio de Dana Leonte para salir de prisión

Esta rebaja se produce después de que el investigado no haya pagado la cantidad impuesta el pasado mes de febrero

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 de Vélez-Málaga ha acordado rebajar la fianza impuesta al novio de Dana Leonte, investigado en relación con la muerte de la mujer desaparecida en junio de 2019 en la localidad malagueña de Arenas, para salir de prisión. Así, la cantidad pasa de 25.000 a 17.000 euros.

Así consta en un auto, al que ha tenido acceso Europa Press, en el que se considera que al haber pasado más de un mes desde que se acordó la libertad bajo fianza y no haberse pagado aún «es evidente que existe una desproporción entre la fortuna del investigado y la cantidad fijada, pues de lo contrario ya habría pagado».

Esta rebaja se produce después de que el investigado no haya pagado la cantidad impuesta el pasado mes de febrero y tras presentar la defensa del hombre un escrito en el que solicitaba la reducción de la fianza a la cantidad de 6.000 euros, algo a lo que tanto el fiscal como el resto de partes personadas se opusieron.

El novio de Dana Leonte ingresó en prisión el 28 de septiembre pasado, investigado por un presunto delito de homicidio, después de que fuera detenido en relación con la desaparición de su pareja y de que se encontrara un fémur de ella a unos kilómetros de la vivienda familiar.

La Audiencia acordó mantener la situación de prisión, pero le impuso el pago de una fianza, que ahora ha sido reducida por el juzgado, al considerar que «la cuantía debe ser accesible a las posibilidades económicas del imputado» para «no dejar sin virtualidad la libertad a la que, mediante su pago, puede accederse.

También señala el juez que «es evidente que no tienen sentido las fianzas cómodas o fáciles de constituir, porque pierden el fin pretendido con ellas», pero incide en que entre las circunstancias que hay que tener en cuenta para fijar la cantidad está «la fortuna del detenido o preso».

Se incide en que «pasado más de un mes desde que se acordó la libertad bajo fianza, el investigado no ha satisfecho aún la cantidad señalada para poder acceder a dicha libertad, por lo que, aún no habiendo variado las circunstancias de gravedad delictiva, es evidente que existe una desproporción» entre la fortuna y la cantidad.

Por eso, se fija en 17.000 euros, apuntando que «la cantidad en que se fije la fianza debe buscar, siempre y en todo caso, el coste real que para el investigado supondría evadirse de la acción de la justicia, pero siendo de especial consideración la gravedad del delito por el que se le está investigando».