Los maestros de la ONCE implican a los abuelos en la motivación de sus alumnos

Los maestros de la ONCE se han adaptado a la situación que genera el Estado de Alarma

Los profesionales del Equipo de Atención Educativa de la ONCE en Córdoba han puesto en marcha una serie de iniciativas para reforzar la actividad académica de los alumnos ciegos y con discapacidad visual grave de la provincia y contribuir así a llevar mejor los días de confinamiento en casa, siendo una de las iniciativas que más aceptación social está recibiendo la grabación en vídeo de cuentos narrados por los abuelos de los niños.

Así lo ha indicado la ONCE en un comunicado en el que los impulsores de esta iniciativa, llamada ‘Los abuelos cuentan’, ha señalado que «queremos romper la indiferencia y visualizar que las personas mayores son muy importantes para nosotros».

Desde sus domicilios, los maestros de la ONCE se han adaptado a la situación que genera el Estado de Alarma generado por la expansión del coronavirus y gracias a las nuevas tecnologías siguen manteniendo el contacto directo con el alumnado ciego o con discapacidad visual grave, el profesorado y los tutores de sus centros educativos además de los especialistas y orientadores.

Así realizan atenciones individuales y reuniones con los profesores ayudándose de las nuevas tecnologías. «Las video llamadas son de una gran utilidad en estos momentos de confinamiento. De esta forma se sienten un poco más cerca de sus alumnos, profesores y familias», ha explicado el responsable de Servicios Sociales de la ONCE en Córdoba y Málaga, Marcelo Rosado.

Conscientes de que los estudiantes están muy bien atendidos desde sus centros, incluso pueden llegar a tener una gran carga académica, el equipo de maestros de la ONCE mantiene contactos periódicos con alumnos y familias para proponerles ideas, materiales, actividades, cuentos o películas infantiles que les ayuden a pasar este periodo de la forma más entretenida.

«A estos días de confinamiento, también hay que sacarles la parte positiva, potenciando la imaginación y creatividad de nuestros profesionales, aprovechando y aprendiendo a usar al máximo las nuevas tecnologías, compartiendo recursos y experiencias, y dando la oportunidad a las familias de aprender con sus hijos nuevas formas de afrontar las tareas diarias», ha subrayado la directora del Centro de Recursos Educativos de la ONCE en Sevilla, Eva Pérez.

Desde este centro se coordina toda la atención educativa de los cerca de 1.800 alumnos ciegos o con discapacidad visual grave que hay en todos los niveles educativos en Andalucía.

En concreto en Córdoba los profesionales de la ONCE han puesto en marcha el proyecto bautizado bajo el lema ‘Los abuelos cuentan’. Los maestros contactan con los abuelos de sus alumnos y les piden que graben la narración de un cuento que luego el equipo distribuye entre todo el alumnado periódicamente.

«Jugamos con el doble sentido de la palabra contar; contar un cuento para todos los niños y para todos nosotros a la vez, pero subrayando que los abuelos cuentan para nosotros, que las personas mayores son importantes, ahora que en ocasiones son los más olvidados y quienes más están padeciendo las consecuencias de esta pandemia y del confinamiento», ha resaltado Antonio Maestre, uno de los maestros que ha impulsado esta iniciativa.

Los profesionales educativos de la ONCE quieren romper así la dinámica de trabajo con sus alumnos. «Queremos romper la indiferencia. Esta idea parte de una rebeldía –ha añadido Maestre–. Porque nos rebelamos a que las personas mayores sean las principales víctimas de esta pandemia y les necesitamos. No queremos que les pase nada, y lo han recibido con entusiasmo».