Una mudanza es un momento de cambio que puede generar cierto malestar, pero si se toman las medidas adecuadas todo puede resultar fácil de llevar a cabo y además sumamente gratificante.

Mudarse puede parecer una cosa difícil de hacer, sin embargo, existen varias empresas de transporte de muebles que se dedican a facilitar la tarea. Además, las empresas ofrecen mensajería certificada con un servicio 100% puntual, con recogida y entrega a domicilio. Los costes pueden ser realmente bajos y además permite pagar cuando todo el traslado finalice, lo que garantiza un trabajo de alta calidad.

Otra de las características del servicio de transporte es que pueden ser nacionales e internacionales, los cuales están protegidos durante todo el itinerario. A través de empresas especializadas es posible enviar muebles a España y toda Europa, de manera sencilla, segura y rápida. Se puede trasladar sofás, electrodomésticos y toda clase de muebles del hogar.

¿Cómo contratar a una empresa de transporte?

A la hora de contratar una empresa de transporte se deberán seguir los siguientes pasos:

  • Efectuar la solicitud: Se deberá indicar el lugar y la fecha de carga además de la entrega y enviar la solicitud a través de la página de la compañía.
  • Recibir y comparar los presupuestos: Por medio de la solicitud la empresa podrá efectuar una comparativa de todos los medios de transporte para elegir el que sea más compatible con las necesidades que posea el cliente. Los transportistas enviarán su presupuesto y el cliente será el encargado de elegir el que prefiera.
  • Elegir presupuesto y reservar: El último paso es la elección del medio de transporte y su reserva. Una vez que el transportista reciba su reserva se encargará de recoger la mercancía en el lugar y tiempo indicado para llevarlas a destino.

¿Cómo embalar los muebles a la hora de una mudanza?

Una mudanza es un tiempo de cambios sustanciales, por lo que puede ser un momento tenso. Para reducir al máximo la presión se deberá tomar decisiones acertadas y que faciliten todo el trabajo. Lo primero que se deberá llevar a cabo antes de que se trasladen los muebles es su embalaje. Lo ideal es comprar suficiente papel para que todo esté embalado cuando llegue el transportista. Un embalaje correcto evitará cualquier clase de mancha que se pueda generar, en sillones, por ejemplo, y además será más fácil de transportar.

El embalaje también crea una protección extra para los electrodomésticos evitando que al golpearse accidentalmente se estropeen o se efectúen marcas. Los transportistas agradecerán el embalaje porque no tendrán que preocuparse por pormenores y efectuar su trabajo de manera más rápida y eficiente.

Si se deben trasladar objetos más pequeños, como libros o ropa, se aconseja que estén en cajas separadas, correctamente cerradas y etiquetadas para que el proceso de desembalaje sea lo más rápido posible. Si se desea trasladar objetos frágiles, el embalaje deberá ser doble para evitar roturas o accidentes innecesarios.